lunes, 14 de noviembre de 2011

Cortina de Humo: La PUCP


Vuelvo a la PUCP luego de unos meses. En verdad luego de un par de años. Ahora hay más gringos, menos rosedales y un Domino's Pizza. Las loquitas PUCP ahora son mamás de 24 años, no se puede fumar, y ya casi no quedan estacionamientos.

Y estamos en guerra con la Iglesia Católica.

Cipriani vs. Los amigos de Rubio

Y está el litigio entre la PUCP y la Iglesia Católica, representada en nuestro país por el cardenal Juan Luis Cipriani (Sí, esa cojudez). Para enterarte mejor de lo que pasa puedes revisar esta página: "En Defensa de la PUCP". Es la versión de los hechos contada desde la Universidad Católica, pero creo que hasta ahora es el único esfuerzo por contar la historia desde cualquiera de las dos partes. Cipriani lo hace desde su sermón los domingos, su programa de radio y gracias a toda la cobertura cojuda que le dan nuestros medios de comunicación y periodistas (Sí, esas cojudeces).


La PUCP está en pie lucha por su autonomía y lo hace definiéndose como una universidad que aún siendo católica defiende la libertad de sus alumnos de expresarse y creer lo que quieran. Una tradición de excelencia académica la avala.



El día 23 de setiembre, los miembros de la universidad católica -tanto alumnos como administrativos y algunos trabajadores- se pronunciaron en contra del cambio del estatuto de la universidad, en lo que debe haber sido la concentración más "caviar" y "buena onda" desde las protestas contra Keiko Fujimori.

La disputa sigue en pie.

Internal Affaires

Vuelvo a la PUCP y encuentro muchos cambios. Ahora hay un nuevo edificio orgullo de los arquitectos: una wachafada que aloja a un Domino's Pizza y un Food Court. Hace varios años que en la universidad el cemento reemplaza a las flores y desaloja a los cada vez más violentos venados. Ahora los venados hacen caca de humano, esos mojones apestosos y aguachentos. Ya no hay caca en bolitas, porque ahora comen basura humana cuando los wachimanes motorizados no los pueden ver.

Este es el síntoma del cambio. Un cambio que para muchos es inevitable, y siempre entendible. Dicen que la universidad se ampliará a nuevos terrenos y que algunas facultades se mudarán. Dicen que ahora hay más alumnos blancos porque hay ingresos directos para alumnos pitucos. Dicen que las boletas van a seguir subiendo y que los almuerzos todos los días son más caros. Y es cierto.

Es cierto porque cada año los alumnos de la PUCP tienen un aumento abusivo en sus boletas para seguir recibiendo los servicios de siempre, y cada vez con menos calidad. Las bibliotecas están saturadas y también los baños. No hay donde comer a la hora punta y todo está sumamente caro. Los profesores son cada vez más mediocres y las argollas de viejas vacas sagradas del caviarismo de financieras tienen nuevos súbditos (sus hijos, sobrinos, o sobrinos de cariño).


Los alumnos también tenemos la culpa. El examen de ingreso es cada vez más fácil (si es que entras por el examen). Según tengo entendido, el rendimiento de los alumnos en los primeros años de estudios generales deja mucho que desear. Las facultades ahora están llenas como nunca. El patio de sociales está lleno de jóvenes de diferentes clases medias que todavía creen en la cultura combi en tiempos de Susana Villarán. Ahora todos los chicos tienen o laptop, o notebook, Blackberry, o Iphone, o un chip en la vagina, pero eso no les ha ayudado a reflotar revistas, espacios de discusión, o iniciativas independientes. Los espacios públicos están cada vez más restringidos y conseguir sitio (en cualquier lugar) se ha vuelto casi imposible.

Recuerdo cuando hace unos años frecuentaba junto a unos amigos el comedor de trabajadores y obreros de la universidad. Fuimos de los primeros en visitarlo. El lugar se volvió rápidamente popular por su variedad (3 restaurantes en un pequeño salón), su sabor (3 señoras con sazón distinto y siempre a punto), por su precio (3 soles menú con su refill), y por su atención (cariño, respeto, paciencia). A los pocos meses se prohibió el acceso de los alumnos al comedor porque "le quitaba clientela a las cafeterías designadas para los alumnos". Hoy en día (como en ese entonces), es imposible conseguir almuerzo si es que llegas a la universidad a las 11 de la mañana, ya que todos los almuerzos están comprados por adelantado por algunos pillos madrugadores. A pagar 9 soles, comer comida con sabor a cucaracha (sí, hay cucarachas en la cafetería de letras), y sentarte donde puedas.

Actívate

La PUCP es una universidad llena de personas muy valiosas y emprendedoras: alumnos, profesores, trabajadores, amigos. En sus aulas, cafeterías, espacios e intercambios se produce gran parte del conocimiento científico e intelectual del país. Es por eso que los miembros de esta comunidad deben de luchar por una gestión transparente, así como también por condiciones justas para los alumnos y sus familias. Una lucha no quita la otra. El descuido de la universidad y el maltrato a su comunidad universitaria sólo perjudican su imagen tanto a nivel interno como externo, y favorecen la prédica de payasos como Rafael Rey, Cipriani o todos esos especialistas que ahora aparecen para hablar del tema.

El contrato de los famosos "services" y las pésimas condiciones laborales de los trabajadores y obreros de la universidad es indignante. ¿Cómo hablar de "buenas prácticas en gestión", si es que nuestros trabajadores no son bien pagados? Y hablo de profesores, jefes de práctica y administrativos.

Acá no hay prédica histérica u oportunista. Hay un llamado a la acción política ciudadana y al compromiso por el cambio y la mejora de condiciones en un espacio compartido. Hay libertad de expresión, posición crítica y ánimos de mejorar.

15 comentarios:

Cannabicus Prime dijo...

que alguien haga un puto graffitttttiiiii

¡¡¡¡¡Arriba Perú!!!!! dijo...

Todas las Universidades se han convertido en un gran negocio, la Cayetano triplicó sus ingresantes en los 2000 y no sé como estarán ahora.

Anónimo dijo...

El rscm de Cipriani deja mas mal parada a la Iglesia Católica Apostolica y Romana

Anónimo dijo...

que cipriani me chupe la pinga

Anónimo dijo...

El medioevo en la educación Vs el mercantilismo de la educación.

manzana pecadora dijo...

canabicus mascame el glande

Anónimo dijo...

Respeten a la Iglesia tarados !
Insolentes seudo geniecillos , no les llegan al zapato a la gente a la cual denostan y critican.
Imbeciles!

Anónimo dijo...

El respeto no se gana con miedos o cojudeces.

Así que métete al poto tu 'Iglesia'.

Rey Chapita dijo...

AIA PAEC, TE VOY A DEJAR 1 LITRO DE LECHE EN EL CULO POR BABOSO. LA PUCP SOLO SIRVE PARA RETENER A PITUCOS IDIOTAS COMO TU, QUE COMO COJUDOS PAGAN SU PLATA PARA LLENARLE LAS ARCAS A LOS RECTORES DE MIERDA QUE SE SIRVEN DE LA UNIVERSIDAD Y TODA ESE GRUPO QUE LA ADMINISTRA. ERES UN POBRE COJUDO. SI LA IGLESIA ESTUVIERA EN LA CATO NO PASARIA ESA MIERDA.

Anónimo dijo...

AMEN REY CHAPITA, AMEN

Anónimo dijo...

REY CHAPITA ES GEY CHAPITA

YAVADOHH dijo...

Cayo deseo contactarte sigues en la Catolica o estas en Chilem, soy un amigo de tu pata del cole, es para trabajar en una revista slds contacatme

Anónimo dijo...

Rey Chapita sabe

Fabio dijo...

Una pena el tipo de comentarios que se ven de seudo profesionales.

luis dijo...

para que chucha se matriculan en esa universidad,hay otras opcines ,y hoy se hacen los dolidos,son personas inteligentes con un coeficiente ,de poder postular e ingresar en cualquier universidad,uds ya se habian enterado de las malas administracion ,entonces no jodan ,como muere una planta,la yerba mala? falta de abono y agua y uds lo alimentan al postular