martes, 19 de agosto de 2008

El infierno del Putumayo


Mientras leo y veo sorprendido primero el video del ejército peruano donde se muestra la manera cómo las tropas se preparan para hacer frente a las poblaciones aborígenes y campesinas de la selva peruana luego de la declaratoria del Estado de Emergencia decretado por el gobierno aprista. Véanlo, realmente son unas bestias por mostrarlo, pues si hay muertos en los días posteriores, eso será usado como prueba de que había un plan o una directiva de matar campesinos. Esperemos que no pase de un intento -bastanet burdo e idiota- por amedrentar a la población. En todo caso, mientras lee esto, querido lector, querida loba, el conflicto ya comenzó.

Por otro lado, leo un comunicado "combativo" que parece sacado de la congeladora izquierdosa revolucionaria pedorra y pajera que llama a la unión de los pueblos indígenas del mundo, a la lucha contra el imperialismo de Daddy Yanki, a la exhumacion del cuerpo de Lenin y a cuanta barrabasada se les ocurra en el típico lenguaje de analfabeto con fusil que trata de maquillar como proclama. ¿Por qué no pueden escribir como gente y así hacerse entender? ¿Alquien los puede tomar en serio con tanta frase rimbombante y anacrónica? Ellos mismos se aislan y suicidan su movimiento con ese tipo de reivindicaciones que sólo demuestran que están desfazados.

Mientras tengamos por un lado a un gobierno rastrero y vendepatria (que para este tema se le puede llamar cauchero) y por otro a personajes interesados como Víctor Isla que se aprovechan (ojo, no manipulan) de las demandas legítimas de las comunidades por participar en las decisiones del Estado que les afectan (alguien dijo ciudadanía), esto va a ser un griterío de sordos. En todo caso la selva peruana siempre ha sido el patio trasero del Estado, donde se han cometido las atrocidades más grandes en nombre de "el progreso" y ante la anuencia del Estado, o peor aun, de la ausencia de él.

Para muestra un botón. Lo que sigue es parte del informe realizado por Roger Casement, cónsul británico en Río de Janeiro quien fue en 1910 a inspeccionar la zona. Lo que vio fue brutal, impactante, pero real y muy, muy peruano. Despues de leer lo que sigue, que no les quede la duda a los fanáticos del progreso que las comunidades indígenas tienen muchísimas razones para protestar ante un Estado que nunca estuvo allí, y cuando aparece es para vulnerar sus derechos.

Ante ustedes, el infierno.


"Antes de que mi visita finalizara, más de un agente peruano admitió que había continuamente azotado a los indígenas, y acusó con el nombre a más de uno de sus compañeros agentes de haber cometido peores crímenes. En muchos casos el trabajador indígena del caucho, que sabía aproximadamente la cantidad de caucho que se esperaba de él, cuando llevaba su carga para ser pesada, viendo que la aguja de la bañanza no llegaba al lugar requerido, se tiraba boca abajo en el suelo y en esa postura esperaba el inevitable latigazo...

Cuando visité la región cité el testimonio de este hombre, que estaba en mi poder, como la evidencia del mismo y fue ampliamente confirmado por uno de los súbditos británicos que examiné, quien estaba acusado de la flagelación de una joven indígena, a quien el hombre al que me refiero mató después, cuando, luego de la flagelación, su espalda se pudrió de tal manera que estaba "llena de gusanos" (...).


Los indígenas eran azotados no solamente debido a una disminución de caucho, sino también, y aun más cruelmente, si se atrevían a escapar de sus casas para fugarse a una región distante y librarse juntos de los trabajos que les habían impuesto. Si los figitivos venían capturados se los torturaba hasta darles muerte mediante los brutales azotesm ya que la fuga era considerada como una ofensa capital. Se organizaban expediciones cuidadosamente planeadas para seguir la pista y recuperar a los fugitivos por más lejanos que se encuentren.
El territorio fuera de discusión de la vecina República de Colombia, ubicado al norte del río Japura (o Caquetá), era violado una y otra vez durante estas persecuciones, y los individuos capturados no eran solamente indígenas."

Más sobre el tema:

Godoy y Ocram.

4 comentarios:

Duran dijo...

En modo Alditus

Si pues, los masacraron y trataron como basura, pues, ¿y? ¿Que no lo pueden superar? ¿Tan resentidos y acompleados son? Den vuelta a la pagina, indios brutos...

Eso les pasa por adorar a sus cerros y masticar su coca, por creer en animas y conservar sus habitos primitivos. ¡Indios resentidos, acomplejados! ¡Por su culpa el Peru no progresa, carajo! ¡Cagones!

Fin de modo Alditus

Anónimo dijo...

Pobre diablo si opinas asi. Espero que sea broma

SOL dijo...

AL modo ALDITUS
Infeliz Ignorante!!!! el Perú no progreso por imbéciles, como tú!!! babozaso!!!!, con mente retrograda, fulminados en su racismo, e intentos elitistas y separatista y de ningunear derechos, sin ningún respeto a las culturas internas, alucinandose blanquitos de contrabando, por imbeciles como tu, son los que han cagado historicamente a mi pais
FIN DELA RESPUESTA AL ALDITUS

LA TOLERANCIA Y LA CONFRATERNIDAD ES DE SERES INTELIGENTES!!!!

Dasa dijo...

Soy de Chile y realmente me apena mucho lo que pasa con los pueblos indígenas. Que pena que en esta época exista gente tan egoista y de pensamiento tan limitado. Las culturas indígenas latinoamericanas poseen increíbles avances en lo moral y en el trato de la naturaleza, y bajo este último punto de vista nosotros somos los desadaptados por contaminar el planeta y matar a nuestros sabios hermanos originarios de nuestra tierra (América).