martes, 30 de octubre de 2007

Claude Lelouch - C'etait un Rendezvous (1976)



París, una mañana de 1976. Un Ferrari 275 a toda velocidad por las calles de la ciudad luz. Sin trucos de cámaras, filmada en plano secuencia sin trucajes ni aceleraciones. Durante casi nueve minutos te vas a sentir impulsado hacia tu asiento queriendo pisar un freno imaginario. Esa es la fantasía que Claude Lelouch, director francés, nos hace vivir en C'etait un Rendezvous.

El filme cortometraje está lleno de anécdotas. Lelouch luego de la filmación fue arrestado por conducir no un Ferrari 275, sino su propio Mercedes Benz 450SEL 6.9 por las calles de París a más de 100 km/h. En un principio se había dicho que se trataba del Ferrari manejado por un piloto profesional de Formula 1, pero eso es parte de la ficción, parte del cine. ¿Por qué 9 minutos? Porque es el tiempo sobrante de cinta que Lelouch tenía luego de filmar Si c'était à refaire (1976).

El corto es un proyecto personal postergado de Lelouch, un capricho de director que permaneció casi inédito hasta hace algunos años. Desde entonces, cientos de miles de personas han visto el corto, lo que lo ha catapultado hasta convertirse en un objeto de culto. Si fue con un Mercedes o con un Tico, la precisión de la filmación, la tensión y la exactitud de la única toma es realmente remarcable, casi perfecta, prácticamente increíble e imposible de repetir.

Ferrari 275

La primera vez que lo vi fue en Francia, hace ya más de un año. Cada vez que el estress monta sobre mis espaldas, me recuesto en la silla, pongo la pantalla completa del youtube y me subo durante nueve minutos en un Ferrari 275 y vuelo a 140 km/h por las calles de París. Qué importa si sólo es un filme de ficción, qué importa si no es un Ferrari, qué importa si no estoy en París. Durante esos nueve minutos, tengo una cita que atender.

De yapa: un documental de cómo se hizo el cortometraje, cortesía de Fifth Gear.