martes, 23 de octubre de 2007

Dijeron que el perro del banner era feo...

Hay veces en que una actividad muy natural es llevada a los extremos. Tan natural como huevear, por ejemplo. Es increíble cómo hay lugares, ocaciones, rutinas en las que la gente no tiene nada que hacer (como un sexteto de huevones escribiendo y posteando acerca de nada, qué tal), y por alguna razón no tienen quién se los garche y de repente salen con algo de este calibre. Una de las tantas cosas que suceden cuando tienes a un culo de gringos: The World's Ugliest Dog Contest.

Ahora bien, hay un culo de competencias y a muchos nos encantan algunas. Pero aquí va por qué esta cuestión sobrepasa los límites del entendimiento de cualquier persona:



¡Pusiste a tu perro en pleno estado de descomposición en la competencia! Putito, eso no se hace. Ese es Sam, el ganador de la competencia pasada. Y de la antepasada también. Es más, es tricampeón. Y el ganador del 2007, a mi parecer, no le llega ni a los talones. Pero Sam ya no compitió; creo que terminó de pudrirse.

Así es, desde Florida otra vez nos sorprende el país del Hot-dog Eating Contest y de Jackass. Y es con copa y todo, la cuestión.



Escuchen la última frase de la dueña del perro. Ahora imagínense al perro Elwood en ocho años. Ah pues. La vida del Tofi terminó más dignamente que eso.

Pero si creen que esto no es tan huevero, que es una cosa normal de la vida y el mundo, y que cualquiera puede huevear más que eso... vean esto (yo tuve que verlo adelantando, así que supongo que si se fuman su troncho cobrará mucho mas sentido):



FREEDOM.