lunes, 31 de marzo de 2008

Arrochando...

Y no es la primera vez. Cuando asumió su cargo por segunda vez, George W. Bush fue el primer presidente de la historia norteamericana que no pudo hacer la popular "caminata a palacio" acostumbrada por todos los nuevos presidentes. En esa caminata, el presidente se baja del auto presidencial para caminar los últimos pasos hacia la Casa Blanca para asumir el mando. Bush no pudo, porque una turba enardecida estaba dispuesto a llenarle la cabeza de huevos, insultos y de más.

Oops... I did it Again

Ayer Domingo a Bush le tocó arrochar nuevamente en Washington DC. Cuando tenía que dar el clásico primer lanzamiento del partido de los Nationals de Washington, Bush fue pifiado por absolutamente todo el estadio. ¿A qué se puede deber esto? No es exclusivamente por su opción política (adoctrinado republicano mediocre) o por su decisión de entrar de culo al Medio Oriente (a muchos gringos la guerra no les molesta en lo absoluto), sino que puede que se deba a factores más cercanos a la población, "más palpables".

La crisis económica se siente, la recesión también. El país se va yendo a la puta madre y nosotros, desde el tercer mundo, en el subdesarrollo lo vemos todos, con nuestro wii y nuestro internet medio ficho.