domingo, 6 de julio de 2008

La Betancourt me esta empezando a caer mal...


Sin ánimos de criticarla con los mismos argumentos cojudos de Aldo Mariátegui, la ex-rehén de la FARC, Ingrid Betancourt me está empezando a caer un poco pesadita. Esto de ser liberada y desde las primeras declaraciones lanzar proclamas politiqueras y demagogas, como autoadjudicarse el papel de heroína de los secuestrados en todo el mundo, era como que ya... un poco desubicada la señora. Ni sus hijos dejaban de acostumbrarse a tener a su madre y ella estaba más preocupada en cómo sacarle provecho a las cámaras, que nunca había tenido tantas al frente. Pero en fín, podría haber sido algo del momento.

Pero esto de decirle la "Mandela colombiana" o la "próxima presidenta de Colombia" o vocearla para el Premio Nóbel de la Paz es un pajazo mental. Para empezar, la Betancourt no hizo nada más que sobrevivir a un secuestro, cosa que si bien es de celebrar, no es un logro personal, y para nada la pone al nivel de Nelson Mandela, un luchador por la igualdad racial en Sudáfrica que fue encerrado por 27 años en una prisión. Si bien ya hemos celebrado su liberación, creemos que inflar a la Betancourt es oportunismo político de terceros y la exponen a quemarla políticamente en un momento en que ella difícilmente podrá tener la cabeza fría (sobre todo por sus aparentes ansias de cámaras y micrófonos).

Luego de seis años de secuestro uno acaba alterado psicológicamente, y debe darse un buen tiempo de descanso para reconstituir la entereza mental y hasta la familia. Pero Ingrid Betancourt, libre al fin, parece que quiere utilizar su fama momentánea como trampolín político, cosa que según algunos fue su intención inicial al introducirse a zona controlada por la FARC hace seis años, plan que no le funcionó en su momento y que mal haría en querer aprovechar ahora.

Ya la liberaron, ahora, si quiere, que haga política, pero no politiquería, y que no venga con sermones sobre el alma de la condición humana (sic) en una futura obra de teatro, y que los humanos podemos ser malitos (¡oh noticia!) porque a ella le tocó vivirlo, qué merito. Mejor que reparta viagra como hacía antes.

2 comentarios:

puchuruco dijo...

Ok, todos celebramos el rescate y nos pareció maravilloso, noticia de la semana, pero ya pasó. Ahora esos periódicos sirven para envolver el pescado. Pero, ¿por qué la Betancourt es mejor que los 700 secuestrados que aún tienen las FARC?

impostor dijo...

Bueno, pero es explicable ¿cuantos años tiene la Betancourt? 40 y pico uhmmm, saben una cosa a una mujer de esa edad, se puede privar de todo, si desea, sí de sexo, hasta de comer (por las dietas), ponerse barrabasada y media en la cara y aplicarse colorantes en el pelo (asi les pueda provocar alergias), pero nunca por nunca DEJAR DE HABLAR... eso jamás, eso es imposible, y si le pones una camara de Tv, peor... Chekeen a la Mascaly, a la Gise, y etc, claros ejemplos de lo que digo...

Y si su chamba es ser política... que se puede esperar..., sabe que este es el momento, "su momento" en que las camaras noticiosas del mundo, ni siquiera solo las de Colombia, están que la buscan por sus declaraciones, el problema es que puede saturar.. que es lo que ya esta pasando, y puede comenzar a caer mal, que es lo que también ya esta pasando, no sé si sus asesores de imagen, que es lo que debe tener, la aconcejan bién.