sábado, 4 de agosto de 2007

Trapos sucios

"Los males causados por la falta de sinceridad y honradez resaltan en los diarios de Lima, casi todos sin opiniones fijas ni claras, defensores sucesivos del pro y del contra, apañadores de los más odiosos negociados fiscales, voceros de bancos, empresas de ferrocarriles, compañías de vapores y sociedades en que imperan el agio y el monopolio." (Manuel González Prada, Nuestro periodismo)

La denuncia de Agenciaperu y La Ventana Indiscreta aqui.

La denuncia de La República aqui.

La metida de cuchara de César Hildebrandt aqui.

De manera cíclica, nuestros periodistas deciden sacar sus trapos sucios a la luz del día para que nosotros, lectores ávidos de carroña y basura que comer, traguemos sus mierdas pegados a la pantalla una noche para escuchar la réplica al día siguiente. Y ya que la mayoría de medios de comunicación como Frecuencia Latina, El Comercio, Correo, América Televisión, Panamericana, han decidido simplemente hacerse de la vista gorda ante los problemas reales y profundos de nuestro país -esos problemas que para los teóricos del "pacto social" o del "el Perú no puede parar" son simples insignificancias de un grupo de cholos resentidos- y no contentos con reventarle cuetes al caballo loco gordo García y a cualquier condecoración estúpida que haga él o Alva Castro, han decidido contribuir a la desinformación y a las cortinas de humo. O sea, le están quitando trabajo a los políticos.

Pero esta vez, como siempre en el Perú, damos un paso adelante. Esta vez ya no son problemas entre periodistas -faldas o closets- sino problemas entre dueños de medios, o sea, empresarios, o sea, gente con plata, poder y muchísima influencia, recuerden que no son empresarios que producen espárragos, éste par dirigen la línea editorial de los de los principales medios de comunicación, son vistos, escuchados o leídos por decenas o cientos de miles de personas. Y estos dos gigantes -que cuando golpean muchos escuchan- tienen un ejército de periodistas que siempre están listos para sacrificar su ética periodística y demostrar que sacaron 00 en deontología periodística al defender los intereses particulares de sus jefes. Claro, siempre y cuando paguen a fin de mes, no como Genaro Delgado Parker, por eso a él no le defienden, a él lo renuncian.

Y claro, lo disfrazan como "temas de realidad nacional" o "lo que debe saber la opinión pública". O sea Baruch Ivcher y Gustavo Mohme determinan qué es lo que le interesa a nosotros, a la "opinión pública". Y por supuesto, no escatiman en escribir líneas editoriales o publicar carátulas satíricas para ilustrarnos lo nefasto que es el oponente. La acidez de las críticas e insultos de este problema -que es más grave de lo que parece como veremos más adelante- que han llegado a tintes personales más se asemeja a una pelea PERSONAL que no debería ser transmitida en sus medios de comunicación. Y aquí viene otro tema, del mal uso de los medios de prensa por parte de las empresas privadas que los producen, llámense periódicos o canales de televisión. Si a ambos además se les suma su programación y contenidos aburridos, desfazados, intrascendentes e idiotizantes, tenemos realmente una gran enorme mierda de televisión.

A mi, personalmente, La Republica me parece un periódico mediocre, con artículos y columnistas buenos, e inclusive la revista Domingo ha superado en calidad largamente al Somos comerciero, que ha pasado a ser un anexo de la guía de Días Verdes de Ripley (o como mierda sea) y que a este paso va a superar a Caretas que ya parece un suplemento de El Peruano y que no se lee sino en las inmediaciones de la Plaza de Armas. Frecuencia Latina en cambio es conocido por ser el canal más asqueroso, sensacionalista, propagandero -sus tandas en Cine Millonario han llegado a durar más que el trozo de película- burdo, barato, miserable, traicionero -apoyó a Fujimori y a Toledo hasta que ambos le dieron la espalda y se dedicó a atacarlos- interesado, y una larga lista de etcéteras. Es un canal sin ética, es una empresa simplemente. Y para colmo tiene a la Chichi Valenzuela, que ya de por sí es insoportable con sus quecos y sus disfuerzos -POR DIOS NADIE LE HA DICHO QUE DEJE DE HABLAR ASÍ QUE ES INSOPORTABLE??????- que en el programa del jueves intentó hacerse la irónica y no pasó de ser un títere mal amarrado, un payaso de circo.

Y en medio de todo esto, la cereza sobre el helado. El chato Hildebrandt metiendo cuchara. Nadie le dijo que se meta, pero siempre nos gusta tener esa cereza en el helado ¿no? Aprovechó y lanzó un par de sarpazos, uno a su ex -Valenzuela... oye, ¡que mal gusto tienen ambos!- y otro a Genaro Delgado Parker... whaaaaat? ¿La cosa no era con Baruch? Si pues, pero el Chato (con mayúscula para no achicarlo) es el Chato, fuera de vainas uno de los pocos periodistas que sí se ganan pleitos y que sigue siendo el más respetado dentro del balde de mierda.

Finalmente, pero no menos importante, las denuncias detrás del cacareo de gallinas viejas son graves. Fraude tributario, enriquecimiento ilícito, chantajes, presiones, recursos judiciales, corrupción, venta de publicidad. Varios años de cárcel hay ahí para ambos, pues no dudamos que ambos son culpables de los delitos que se les imputan, pero como el Perú es una maravilla, cuando todos son culpables, entonces nadie lo es, y nadie va a la cárcel. Total, nadie quiere ganarse como enemigo a un dueño de canal o periódico, para que le hagan el resto de la vida imposible, nadie quiere eso. Pero si tuviéramos un Poder Judicial de verdad, saldría un fiscar a declarar y a anunciar la apertura de investigaciones por los delitos a ambos empresarios. ¿Pero el Estado? Bien gracias, acuérdense que el APRA es gobierno, los reyes del "acá no pasa nada" y el "borrón y cuenta nueva".

Este es nuestro periodismo. Líneas editoriales interesadas, periodistas serviles, falta de temas relevantes, etc. Por eso robo cable y me cuelgo del wifi de mi vecino. Manuel González Prada decía del periodismo, del bueno: "En un diario se condensan el Agora de Atenas y el Foro de Roma, la arena de un torneo y el campo de una batalla, el ambiente de un jardín y el vaho de un pantano, la luz de una apoteosis y el bisturí de una vivisección. Como resumen de la vida, encierra un abigarramiento de bienes y males, de justicias e injusticias, de tragedias y sainetes. Debemos mirar en él una fuerza superior al soberano, al parlamento, a la magistratura y a la misma nación." (Nuestro periodismo, en Horas de Lucha). Sería maravilloso ¿no? Pero no, nosotros tenemos a la Chichi Valenzuela todos los días. Para cagarse.

Rebote en la blogósfera: Desde el tercer piso, Pepitas.com.


1 comentario:

CONDELIMA dijo...

GAY, TU POQUE YA NO ETAS BAJANDO A NOCTULUS ,AAAHHH?? TU ETA YEFRAUYANYO A ETA GETE PE GAY... TU A DECECSIONAYO PE..

P.D. CONCHATUMADRE !!!!!