sábado, 26 de abril de 2008

Au Chichi!


¿Qué sucedió con la antigua muchacha que tenía ansias de triunfo y afanes de periodista?, ¿es la televisión y el supuesto éxito mediático un Rey Midas del cinismo, del descaro y la soberbia? Ahora Cecilia Valenzuela no sólo exhibe un estilo insuflado de añagazas, de altanería y arrogancia sino que se considera —con verdadera fe, además— como la absoluta dueña de la verdad, lanzando frases hechas convertidas en clichés para el recuerdo, “verdades duras” que pretenden convencer a los sectores D y E con el mismo estilo que los gamonales arequipeños utilizaban para convencerse a sí mismo de su bondad: asumiendo que el otro, el pongo o el televidente, es un ser que debe de ser tutelado y encaminado por la vida.
(Chichi, Kolumna Okupa)

¿Le habrá dolido a la Chichi Mujerzuela el último post del blog de Rocío Silva Santisteban? Que vaya a llorar a los hombros de su (esposo) Baruch Ivcher.

1 comentario:

Mardam dijo...

Chichi valenzuela es un caso del más patético periodismo, es el problema cuando los periodistas se sienten estrellas.
Que paso con la critica que había en el gobierno de Toledo, o eso se daba más porque el cholo y su esposa eran enemigois de su jefe Baruch.
Y las criticas actuales al gobierno, donde están? Alan García casi no es tocado por la periodista, al contrario, lo entrevista con una complacencia, asintiendo la cabeza a todo lo que dice el más demegogo de los presidentes de Latinoamérica.
Ahora sólo aparece una vez a la semana, y claro no pierde la costumbre de atacar a los enemigos del gobierno. Habrìa que avisarle que el presidente es Alan García no Humala, y también que deje esa fijación enfermiza de odio hacia Toledo, todos sabemos como era el cholo, al menos él respeto su libertad de expresión a pesar de los insultos de ella, pregunto yo, Alan García dejaría que ella lo critique e insulte como lo hizo con Toledo?.
Se siente una gran periodista, la voz autorizada de la justicia y la decencia, no se da cuenta la pobre que no es más que la servil empleada del empresario sinverguenza llamado baruch Ivcher quien consigui´mediante estratagemas que el e Estado le pagara 20 millones de soles mientras que miles de jubilados que tienen juicios con el estado no reciben ni un sol.
Por que está servil periodista no se lleno la boca hablando del dinero de todos los peruanos que se le iba a regalar a ese señor, y como si habla por las etiquetas negras que se tomo Toledo durante su gobierno. Todo el whisky que se haya tomado el cholo no cuesta 20 millones de soles.
Por eso está periodista ha perdido credibilidad, nadie le puede creer su independencia, màs bien hasta lastima da que una periodista tenga esos aires de grandeza de estrella de la tv cuando debería ser una fiscalizadora de todos los gobiernos por igual.
MARDAM