lunes, 7 de abril de 2008

Pensamiento Mariátegui IV: La detención preventiva


Una más de nuestro querido Alditus, en Correo de hoy:

Leo que ser una poetisa joven –y tremendamente despistada, de esas que no se dan cuenta de lo que está pasando a su alrededor– es la principal “razón” para que se libere a Melisa Patiño, una joven recientemente detenida junto a ese extraño y sospechoso grupo que había viajado a Quito a una reunión de extremistas con ex emerretistas, etarras y farcs incluidos. Esa película ya la vi con Edith Lagos y Mónica Feria, que fueron liberadas en su momento por la presión mediática de aquel entonces sólo por ser dos chiquillas carismáticas y talentosas, a pesar de que la Policía estaba convencida de su culpabilidad.

Miren lo que pasó después con ellas… Lagos acabó abatida en un choque con las fuerzas del orden como combatiente senderista (llegó a ser brevemente un ícono en Ayacucho, donde hasta hicieron artesanías con su imagen), mientras que espero que Feria venga a pasar por lo menos el invierno limeño aquí si la ministra Fernández demuestra ser eficiente y se le extradita.
No digo que Patiño sea terrorista, pero sí que debe investigársele al margen de ser joven y poetisa. Ya mucha sangre se ha derramado para que se aleguen esas bobadas como excusas. Y esa no es una posición “macartista”, como algunos intelectualoides simplones y otros interesados (rojos convertidos por el oro chavista) pretenden caricaturizar.

Primero a corregir los errores de rigor que comete Alditus por ignorante. El fenómeno Edith Lagos, y su entierro multitudinario en Huamanga no fue únicamente por su juventud o su condición de poeta. Se estaba expresando la opinión del pueblo ayacuchano frente a los abusos cometidos por los Sinchis (Guardia Civil) en los primeros años del Conflicto Armado Interno. Pesa mucho que haya sido ayacuchana también. Y fueron detenidas y liberadas porque al igual que Melissa Patiño no habian pruebas concretas para justificar su detencion debido al pesimo trabajo de la policia nacional para probar los crímenes de los subversivos a menos que estén cometiendo flagrante delito (estar convencido no es suficiente, Alditus), o porque simplemente eran simpatizantes y probar eso es difícil.

Pero bueno... la máxima del "pensamiento Mariátegui" de hoy es: ser despistado es un delito en el Perú, que merece detención, encarcelamiento (sin pruebas) y régimen cerrado especial. Que la represión injustificada es correcta siempre y cuando el detenido muestre una opción crítica al gobierno y a los planes de los grupos de poder económico (del cual Alditus es rabona). Que la mano dura contra los rojos comunistas malditos asesinos puf puf puf es lo correcto y solo se debe pensar de una manera en este país... ¡el Pensamiento Mariátegui! Lo demás son bobadas.

Un mundo felix, Aldous Mariategui... un mundo feliz.

¡Oh qué maravilla!
¡Cuántas criaturas bellas hay aquí!
¡Cuán bella es la humanidad!
¡Oh mundo feliz,
en el que vive gente así!
The Tempest. Acto V. (William Shakespeare)