martes, 22 de abril de 2008

A la derecha... a la izquierda...


No, no es la canción de La Charanga Habanera, es sobre el interesante debate abierto por el Jorobado Mel desde los yunited acerca de la izquierda y la derecha política, sus definiciones y los estudios (o la falta de ellos) para el caso peruano actual. De este primer post recomiendo revisar los comentarios y luego ir a este segundo post y finalmente revisar este de Martín Tanaka.

Creo que el pedido de Mel de buscar analizar al electorado peruano es un poco ambiciosa, y buscar tendencias o razones a sus actos electorales es bastante complicada y pasa por más que las encuestas (herramienta básica de sociólogos y analistas políticos). Supongo que eso sirve bastante bien para países con partidos políticos y tradición democrática fuerte donde las elecciones no sean más que un trámite dentro de una continuidad de respeto a las instituciones y de programas de gobierno que cumplan con los intereses nacionales más que con los de grupos particulares.

Pero creo que para el caso peruano la cosa está bastante complicada, pero justamente por ello más interesante. Creo que el factor regional (ese que Mel conoce bastante bien) juega un papel fundamental, los intereses regionales y las "nuevas formas" de representación política, como por ejemplo en el caso de Puno (Macusani) algunas comités de Autodefensa se han fusionado con la antigua organización comunal creando un nuevo sistema de representación donde la democracia participativa se practica y donde el Estado simplemente no existe (menos mal). Creo que la política peruana está sumamente fragmentada en intereses de pequeños grupos que van coincidiendo más o menos con grupos mayores y así hasta llegar a un candidato, pero este candidado no representa las reales demandas de la gente, sino solo es eso, una figura electoral, una válvula de escape, un advenedizo que mezcla un poco de todo.

Creo que la tendencia sería fortalecer las regiones y que los presidentes regionales sean reales políticos con fuerza efectiva y que existan congresos regionales y autoridades con mucha más fuerza y peso, lo que debe incluir una redistribución económica mayor geográficamente hablando. O sea, descentralización política y económica, lo que sólo sentenciaría una tendencia que ya se está dando, la fragmentación del voto peruano. Para evitar que esa fragmentación acabe en un voto antisistema (qué sistema hablamos, también) creo que hay que fortalecer a las autoridades regionales y observar mejor estos viejos-nuevos modos de hacer política en los que se combina la autoridad comunal con la democracia participativa.

Creo que el debate sobre qué es la izquierda, qué es la derecha, es válido pero sólo se cumple para el 10% o 20% del electorado peruano que sí se siente como parte de esa lógica y vota en función a ella. Con el resto, la cosa es complicada y sería bueno evitar el limeñocentrismo de este debate.

1 comentario:

Jorobado dijo...

Estimado Zambito "matacabro" (y amigos),

Creo que aunque los partidos en el Peru son mas falsos que "teta de cabro", si es posible hacer estudios sobre las tendencias, permanencias y cambios en el electorado peruano. POr ejemplo: Existe una relacion entre las clases sociales y determinadas victorias electorales? O como tu dices acerca de las regiones: como han ido cambiando las preferencias electorales de los ciudadanos que viven en zonas rurales de los que viven en zonas urbanas? Eso tipo de analisis trasciende al hecho que haya o no partidos, porque metemos en el analisis tambien a los outsiders, a los otorongos, a las tulas, etc...

Gracias por el link y felicitaciones a ti y a tus amigos por el blog-collage tan entretenido.

Un abrazo,

Mel