jueves, 22 de mayo de 2008

Congreso de Mierda

Al parecer, una vez más se salvaría el Ministro del Interior Luis Alva Castro de la censura en el Congreso de la República, quien esta vez es cuestionado por la matanza de dos campesinos en el paro agrario de Ayacucho en febrero pasado a manos de efectivos de la policía.

Esta no es la primera vez que se buscaría la censura de Alva Castro, ya que anteriormente fue cuestionado por la compra corrupta de los conocidos patrulleros chinos y los materiales antimotines. Recordemos que en esa ocasión, el congreso de la República no censuró al ministro, a la vez que el presidente García le garantizó su apoyo (luego de habérselo retirado), pese a que se demostrara que las compras fueron turbulentas.

Democracia Esquizofrénica

La situación del gobierno actual es esquizofrénica, como el presidente de la República. La forma en la que el gobierno afronta los problemas políticos, económicos y sociales es desorganizada y muchas veces caótica: el presidente es completamente ajeno a la vida política y en vez de ser el primer representante del Estado, se dedica a hacer lobbys con empresarios, viajar a inaugurar obras, hacer hijos a la primera mujer que se le cruce y agrandar exponencialmente su asquerosa barriga y tetas; el primer ministro hace prácticamente lo mismo, y a la vez hace de 'bombero', ya que se ocupa de apagar los conflictos sociales que estallan en el país como pueda; el congreso, por su parte, es el único espacio político en el que se podría dar el debate entre las fuerzas del oficialismo y la oposición (como en toda democracia saludable), pero sin embargo, como en la gestión pasada, el congreso es un circo desordenado en el que se grita y ataca, más no se discute, y donde manda la mayoría parlamentaria y las redes de clientela que se construyen a cada rato entre las diferentes bancadas (recordemos la asquerosa alianza del aprismo con el fujimorismo y sus constantes conflictos de intereses -por así decirlo- en el pasado).


Perú Olímpico

Es obvio que el país experimenta un continuo crecimiento económico sin precedentes y que esta situación se vuelve difícil de manejar debido a la debilidad de las instituciones del país. El Perú tiene la oportunidad histórica de crecer pero el Estado no está lo suficientemente desarrollado como para afrontar este reto. Un claro ejemplo son los problemas que ha venido acarreando el proceso de descentralización: Alan García llegó a proponer que las regalías del cánon minero se repartan directamente a los pobladores beneficiados por la minería, admitiendo de esta manera que el Estado no estaba en la capacidad de organizar y construir proyectos de desarrollo coherentes, efectivos y transparentes.

La posición que han asumido nuestros gobernantes desde el gobierno pasado frente a cualquier intento de oposición o protesta social es la misma: "Perros del hortelano, quieren interrumpir el desarrollo, marxistas, comunistas, quieren retrasar al país, son egoístas, son financiados por Chávez, no representan el verdadero sentir de la población, etc." Dejen que el Perú avance, caviares resentidos, cholos envidiosos, chutos ignorantes. La democracia peruana no tiene espacio para la protesta, el confrontamiento de ideas, o la idea del cambio: así, una cumbre alternativa es vista como la cumbre de los 'perdedores'.

Por su parte, Alan García se muestra ajeno a aparecer en medio de los problemas políticos y se dedica solamente a inaugurar obras públicas (en las que aprovecha siempre para echarle flores a su gobierno y partido). No queda clara, pues, la diferencia que debería de existir entre Estado y Gobierno. Lo que sí queda claro es que Alan y el APRA se aprovechan del Estado y las demás instituciones para hacer proselitismo político: salen en propagandas televisivas y radiales, ocupan en plenitud el canal del Estado (Alan García es diariamente el tema principal de las noticias que transmite ese canal), se aprovecha de cada inauguración de obras PÚBLICAS para hacer un mítin en el que lanza vítores al APRA y a su administración presidencial, etc.

Es por eso que la situación de Alva Castro sigue siendo la misma pese a que está comprobado que su gestión es un desastre. Cuando cualquier funcionario del Estado que tiene la confianza de Alan García es atacado, todo el Partido Aprista salta a su defensa y el tema es finalmente olvidado, sino, recordemos el bochorno que significó la frustrada censura de la criminal aprista y congresista de la República, Tula Benítez.


Esto también se traslada al campo de la conflictividad social: cuando un par de campesinos son asesinados por las fuerzas del orden en plena vía pública, la sanción social es mínima, acaso cuestionable, ya que lo que se estaba haciendo era impedir el desborde de la masa conflictiva, terrorista, comunista, o como chucha le digan nuestros funcionarios. Lo mismo sucedió con el vergonzoso arresto y detención de Melissa Patiño.

Ante estos hechos, Carlos Bruce ha salido a decir que la censura de Alva Castro no es recomendable porque se estaría desestimando la buena labor de la polícia, pese a que reconocen la responsabilidad política del ministro en estos hechos. En pocas palabras, Bruce reconoce que hay un problema, pero no quiere repararlo, mejor seguir así, a media máquina, en vez de cuestionar y solucionar los errores que tiene nuestra polícia nacional; es preferible mantener a un funcionario mediocre en la adminstración de un ministerio a censurarlo, ya que de esta manera no se atentaría contra esta imagen de un Perú estable, que avanza.

Sin embargo, todos estamos felices porque el país realmente avanza, porque hemos logrado organizar una cumbre de dos días, porque ahora queremos organizar las olimpiadas y porque el PBI sigue creciendo como la guata asquerosa de Alan García. Qué gusto ser peruano, carajo.

1 comentario:

impostor dijo...

k novedad que el so rosquete de Alva Castro, no sea levantado del cargo, ¿porqué? porque ya se lo han levantado toda la plana de apristas, todos incluyendo su marido AGP, la verdad que el clientelaje para hacer componendas en el congreso no es nueva, siempre ha existido... un problema de nuestro Perú.

Pero hay algo que ya no meten apristas (jajaja) a los cargo solo tienes que ser ex virraelino para poder postular nomas... por eso que las cosas estan mal, se han metido en todos lo cargos importantes, han sacado los tecnocratas de la época de Toledo que si eran buenos y competentes, a pesar de Toledo; para meter a estos de esa universidad que juran y rejuran ser independientes aunque todos tengan el carnet de ser apristas...

Para k mas... tienes razón es un congreso de mierda