domingo, 4 de mayo de 2008

El arte norteamericano de la guerra

Siguen las elecciones primarias del partido demócrata en EE.UU y a cada día que pasa la carrera por la candidatura presidencial se vuelve más y más interesante.

Nos han quedado -dentro de las inmensas dudas- algunas certezas acerca de lo que es el panorama político estadounidense y lo que ambos candidatos representan tanto en la política de su partido, así como a nivel nacional e internacional.

¿En qué puntos se encuentran las principales diferencias entre estos candidatos? ¿En qué se diferencian estos candidatos del candidato republicano John McCain y de los demás candidatos republicanos?

En primer lugar tenemos que identificar los principales puntos que se han debatido en esta campaña electoral a propósito del contexto particular en el que se encuentran los Estados Unidos de Norteamérica actualmente.

Migración: Los latinos ya se han consolidado en USA como la primera minoría. El último Censo norteamericano corrobora esta información, pero es importante destacar que la magnitud de este hecho excede al simple análisis estadístico. Lo que ha sucedido con la explosión demográfica latinoamericana es un fenómeno sociocultural que ha revolucionado todas las estructuras de la sociedad norteamericana.

Las demandas a nivel político, educativo y laboral que tiene esta nueva 'primera minoría' son temas centrales no sólo en la campaña electoral, sino también en las diferentes esferas de la política norteamericana (a nivel de senadores, a nivel del congreso). Asimismo, durante la administración Bush se dieron una serie de debates y medidas que intensificaron esta situación: el endurecimiento de las leyes migratorias, el aumento de deportaciones (se duplicó la tasa de deportaciones sin antecedentes penales), etc.

Pasamos a analizar la postura de los candidatos demócratas en torno a este tema. En el caso de los republicanos existe un consenso a propósito del tema migratorio: los más de 12 millones de 'ilegales' son un problema para el país. Existen dentro de este partido posturas radicales como la de Romney o Huckabee (arrestar y expulsar a cada uno de los miegrantes), así como también posturas más realistas, como la del candidato McCain, que reconoce que la expulsión y el arresto de los migrantes no es posible. Aún así, poco se ha hablado de la formalización de su situación, hasta el punto de definir esta medida como una 'amnistía'.

Tanto Obama como Clinton se presentan a favor de una reforma migratoria justa. Obama pone énfasis en el tema de las defensas de la frontera, mientras que Clinton está más preocupada por el problema de las familias de migrantes latinos. Obama ha tenido problemas a la hora de convencer de esto a la comunidad latina norteamericana debido a que existiría un supuesto favoritismo de Obama hacia los afroamericanos.

La Guerra en Irak: Queda poco que decir acerca de esta guerra que hasta ahora no se haya dicho: es una guerra ilegal, estúpida, absurda, lamentable, pésimamente planteada, insólita, tejana. El fiasco de los Estados Unidos en Irak ya está tomando proporciones inimaginadas que al momento de iniciarse el conflicto en marzo del 2003 parecían imposibles. Lo que se supone sería una guerra relámpago se ha convertido en una lastimera ocupación que día a día trae más víctimas, ya sea por incursiones militares, así como por ataques de rebeldes y errores bélicos varios (bombardear centros civiles, por ejemplo).



El 27 de noviembre del 2007, la guerra de Irak superó el tiempo que duró la presencia de los norteamericanos en la Segunda Guerra Mundial. Es un fiasco total, sólo comparable a la humillación que sufrieron en Vietnam.

McCain ha sido claro en su apoyo a esta guerra y hasta ha llegado a sostener que si fuera necesario, el ejército norteamericano ocuparía este país por 100 años.



Los candidatos demócratas han sido más prudentes en este sentido: ambos se han declarado en contra de la guerra y han manifestado abiertamente su descontento con la manera en la que se organizó la invasión a Irak. Clinton -que votó a favor de la invasión a Irak en el senado- señala que el retiro de las tropas debe ser inmediato; Obama, por su parte, apoya también una retirada y señala que es necesario el fin de la guerra para comenzar a tratar con los problemas domésticos. Sin embargo, en declaraciones de la candidata Clinton emitidas en una entrevista del 22 de abril por ABC, señaló que en caso Irán se atreva a atacar a Israel con armas de destrucción masiva, Estados Unidos los podría 'destruir'. El candidato Obama fue prudente al señalar que este tipo de declaraciones sólo nos recuerdan a la política violenta de Bush y que lo que necesita USA en este momento es una política de paz.

Salud: En el tema de salud ambos candidatos demócratas son conscientes del estado crítico en que se encuentra el sistema de salud norteamericano. Con millones de norteamericanos no asegurados y un mercado de salud dominado por las inescrupulosas compañías aseguradoras y los grandes fabricantes de medicamentos, tener buena salud y un buen seguro de salud es un privilegio que muy pocos tienen en USA. O bien por el elevado precio de las pólizas o bien por los miles de problemas legales que estas traen, el sistema de seguros en USA es un real desastre. El último documental de Michael Moore, 'Sicko', se acerca -a mi parecer- de una manera aguda al tema.

Clinton fue criticada en dicho documental por ser la segunda senadora en recibir mayor apoyo de la industria médica para su campaña al senado. Aún así, Clinton ha señalado que quiere un plan de seguridad de salud universal, enfocado en esos 47 millones de estadounidenses que no pueden pagar un plan de salud. Recordemos que los Estados Unidos de Norteamérica son el único país del primer mundo que no tiene un plan universal de salud. Obama ha tenido un enfoque más político hacia el tema: ha remarcado el hecho de que la salud es un derecho humano y se ha manifestado a favor de la defensa de la seguridad social para los mayores. En cuanto al controversial y siempre recurrente tema del aborto, ambos candidatos han afirmado que el aborto debe de ser legalizado, con ciertas restricciones.

TLC: Este es un tema de especial importancia para nosotros, ya que este tratado fue firmado no hace más de un año durante la administración Bush y ha generado controversia entre los candidatos durante estas elecciones. Recordemos el debate Edwards-Clinton-Obama en el que
el ambiente se calentó a la hora de debatir la política económica norteamericana y la situación laboral, luego de que el candidato Edwards pusiera en debate el tema de los TLC's, y específicamente, el TLC con Perú.

Clinton evitó el tema y Obama dijo que él haría cumplir todo lo que se firmó en ese tratado, incluyendo la política ambiental. Afirmó además, que la importación de productos peruanos no era importante, ya que el 90% ya se encontraba amparado por otros tratados de libre comercio, y debido a que además la economía peruana es menor a la de New Hampshire.

Obama ha demostrado más apertura al diálogo con la situación norteamericana actual, llegando a afirmar que se reuniría tanto con Castro (Fidel, que era presidente en ese momento), así como con Chávez y otros líderes, en la medida que se den las condiciones necesarias para un diálogo.

USA Today

Los Estados Unidos que heredará uno de estos 3 candidatos es un país que está sumido en una profunda crisis económica (una recesión histórica), pero sobretodo, una crisis social que se ha manifestado en diferentes esferas. El desastre de la guerra en el medio oriente, las constantes masacres en centros educativos, el aumento de los índices de pobreza, desempleo, criminalidad y descontento con el gobierno son sólo algunos de los problemas por los que pasa este país. El petróleo ya ha llegado a la cifra histórica de $118 por barril y se viene superando día a día. El dólar ha perdido autoridad frente al euro y Wall Street viene cerrando constantemente en baja.

¿Qué le espera a los Estados Unidos durante los próximos 4 años? Sólo Dios y el Tío Sam lo saben. Stay Tuned.

2 comentarios:

R dijo...

La guerra de irak, es muy cierto, es ilegal, estupida, desastroza y todo lo demas; concuerdo contigo. Pero hay algo mas cierto tambien y es que los estadounidenses ya la embarraron y no pueden retirarse de manera tan sencilla ahora. Si lo hicieran, dejarían un país desangrandose, insolvente e incapaz de mantener el orden; todo un estado fallido que sería el centro vacacional de terroristas que -como lo perciben ellos- serian una potencial amenaza a su seguridad. Segun esa logica, no es raro que el discurso de McCain resulta mas coherente para los americanos: Tienen que quedarse todo el tiempo que se requiera para pacificar el país y crear instituciones que puedan mantener el orden.

Cannabicus Prime dijo...

¿Crear instituciones? ¿A qué te refieres con eso? ¿Refundar su Estado? ¿Reinventar la sociedad civil, la política, las relaciones de poder en esa nación? ¿Pacificar el país? Si reconoces que la guerra ha sido estúpida hasta ahora y no tiene ni pies ni cabeza, entonces tienes que reconocer que no se puede pacificar el país mediante acciones bélicas desorganizadas como las que se están haciendo.