jueves, 6 de diciembre de 2007

Owen y Woody: nadie se salva de Magaly


Pura coincidencia, que un papel de Owen Wilson haya sido elegido como
Héroe de Nuestro Tiempo y que unos días después haya llegado a nuestras tierras junto a Woody Harrelson. Obviamente enrrumbaron a Cuzco de inmediato, uno de los pocos lugares que el Perú ha logrado ubicar dentro del turismo internacional, y que sigue siendo uno de los principales lugares turísticos con pésimos servicios y condiciones de transporte discriminatorias para peruanos y extranjeros.

Y así pues, mientras El Comercial resalta el ego nacional "I love Perú (with TLC), darling" poniendo en portada a Owen y a Woody en foto postal con el titular "El Cusco es un imán para celebridades", se me viene a la mente lo mal que tratamos a los pocos artistas internacionales que vienen. Ya sea con conferencias de prensa estúpidas (la de Roger Waters), con críticas a un bolso con una frase de Mao (el caso de Cameron Diaz) y me pongo a pensar qué dirán estas personas cuando regresen a sus países. ¿Recomendarán de verdad el Perú? ¿O recordarán que en un programa de televisión llamado Magaly TV los jodieron, siguieron, filmaron, mencionaron su vida privada y hasta los agarraron bañándose en una acequia?

Vean ustedes mismos:



Jeje... Magaly al final defendiendo sus imágenes... y parece que le cayó su chiquita al reportero. Bien ahí, no es uno, son dos héroes de nuestro tiempo, confirmado. Ya viene Mickey Knox.

Sobre Woody Harrelson: aqui.

Actualización 3.03pm:
En Cusco denuncian a Owen Wilson y Woody Harrelson por presuntas agresiones.

Actualización: 6:42: Harrelson y Wilson intercambian denuncia por entrevista. O sea, los periodistas de ATV y de Magaly se salieron con la suya.Y este altercado de dos personas que además de turismo venían a ver el trabajo de una ONG que atiende a másde 30 niños de cusco. Sí Alan, esas ONG que no hacen nada. Todo esto les jodió el viaje a Machi Picchu, o sea de imán no hay nada, más bien falta educación en el Perú, mejorar nuestras capacidades, no seguir aprovechándonos de nuestros recursos naturales o turísticos y dar un pésimo servicio.