lunes, 31 de diciembre de 2007

La tragedia peruana: sus gobernantes


Hay varias frases que se escuchan últimamente, definiciones de lo que "es" el peruano. Se dice que tiene inventiva, palabra que ha sido reemplazada estos últimos meses por un eufemismo publicitario, el de "emprendedor", que es elgo así como "el que quiere hacerla" o el que se cree con la capacidad de salir adelante. Claro... ¿alguien no se siente "emprendedor" en la vida al menos para lo que le gusta? Otra típica es que el peruano aguanta todo, porque está acostumbrado a sufrir, a pasarla mal, es resistente casi casi hasta al agua. Una más es que el Perú es un mendigo sentado en un banco de oro, tremenda frase de Antonio Raimondi que en realidad resume muy bien y muy mal -a la vez- lo que es el Perú, pues nos repite el modelo de la economía-botín (guano, caucho, minerales) que hemos tenido en nuestra historia, no la de la creación de la riqueza, y por otra parte nos habla de nuestros recursos naturales como riqueza, que bien que los tenemos pero que no sabemos cómo explotarlos y conservarlos a la vez.

Pero el comentario de fondo que quiero hacer sobre esto es sobre la siguiente frase: "los peruanos tienen a los gobernantes que se merecen". Si quieren reemplacen "gobernantes" por televisión, cine, periodistas, historiadores, sacerdotes, etc. Todo queda bien. La idea del mal gobernante está presente como un personaje eterno en nuestra historia republicana. El problema es que no todos "los peruanos" (nos damos la licencia para hablarnos como un conjunto) nos pondríamos de acuerdo en quienes son esos malos o buenos gobernantes.

Para algunos Manuel Odría, general del ejército y dictador entre 1948-1956 fue un buen presidente que hizo obras, trabajó para los pobres, arregló la economía y modernizó Lima; para otros es un dictador represor, violador de los DDHH y un enemigo de la democracia y del estado de derecho. Para algunos, Juan Velasco, general del ejército y dictador entre 1968-1975 fue un tirano totalitario, resentido y antidemocrático (vean los comentarios de Aldo Mariátegui al respecto por ejemplo) y para otros fue un militar que se propuso hacer una serie de reformas necesarias pero difíciles en la atrasada sociedad peruana.

En todo caso, este debate no se da en otros presidentes en los que todos asumen que fueron malos, como el primer gobiermo de Alan García (1985-1990). Pero el debate continúa con José Luis Bustamante (1945-1948), Fernando Belaunde (1963-1968 y 1980-1985) y Alberto "soy inocente" Fujimori (1990-2001). ¿Entonces la frase "los peruanos tenemos el gobernante que nos merecemos" es una especie de resignación o castigo? ¿Los peruanos elegimos a nuestros gobernantes de manera errada? ¿Uno puede simplemente equivocarse en una elección? ¿La elección no es un acto de preferencias y popularidad, y por lo tanto subjetiva, y en eso no caben simples "errores" sino pesan otros factores más importantes, como la manipulación mediática o el contexto social? Lo de la manipulación pediática se vio claramente en estas últimas elecciones presidenciales cuando la mayoría de los medios de comunicación dejaron de lado su labor informativa y la reemplazaron por una manipulación en contra de Ollanta Humala y a favor de Alan García. Y nadie dijo nada, así que solo queda esperar que en las siguientes elecciones sea peor, y eso no es propaganda política, es mal uso de la información. El contexto social pesó mucho en las elecciones de 1990, en medio de la crisis económica, política, social y de violencia, que llevó a hacer un voto desesperado, y a elegir a Fujimori, un candidato sin experiencia y sin plan de gobierno, pero lo suficientemente "limpio" de la política tradicional.

Y con el chino podemos ver en toda su plenitud el fenómeno. Un personaje considerado honrado, trabajador (estereotipo japonés), limpio de la política tradicional, se convierte en uno de los gobernantes más mentiroso y corrupto de nuestra historia moderna. La tragedia peruana toma forma.

¿O será que los peruanos debemos ser castigados por haberlos elegidos? ¿Debemos serlo por ir la mayoría de las veces a votar pensando en nuestros intereses de grupo, ya sea político o económico, pero no en el conjunto del país? ¿Debemos ser castigados por no hacer un voto de conciencia, por votar por el mal menor pensando que es la única salida, cuando un abrumador voto en blanco bastaría para remecer las bases de nuestra débil democracia y espantar a más de un político, tal cual sucede en el magnífico Ensayo de la lucidez de José Saramago? ¿Es como el huevo y la gallina o en realidad sí hay una salida para que las siguientes elecciones haya un candidato de calidad en medio de una sociedad conformista y de una política mediocre?

Bueno... esta reflexión vino a partir de la cerrada defensa de algunos políticos y eclesiásticos al ex dictador Francisco Morales Bermúdez por su implicancia en la Operación Cóndor, que ya hemos reseñado con anterioridad aqui y aqui. La carátula de ayer de Correo me sorprendió no solo por la manera como este periódico manipula la información sino por las mentiras pasquineras de supuran sus titulares. El titular dice: "Blindan a Morález Bermúdez" y luego vemos el desarrollo de la noticia:

Un reciente pedido de detención de la justicia italiana en contra del ex presidente general EP (r) Francisco Morales Bermúdez, por su presunta participación en un supuesto plan que buscó combatir a opositores a las dictaduras militares en los años 70, ha merecido el absoluto rechazo de todas las autoridades del país. ¡¡¡Todas!!! Huy en que momento me perdí de todas esas declaraciones, a ver a ver, vamos a ver esa unánime opinión... ah no... no eran todas... eran dos... nuestro cardenal siempre tan sensible a temas de defensa de los DDHH (de los acusados por violación de DDHH sobre todo) y del presidente del Comando Conjunto de las FFAA, Jorge Montoya Manrique. Bueno, en realidad son más, pero el periodismo de correo no da para tanto: Alan García, Alva Castro, Ántero Flóres Araoz y otros tinterillos.

Lo curioso de la noticia del pasquín de Aldo Mariátegui (el nuevo rico del periodismo nacional, ya vieron como hace uso de su editorial para amenazar a personas inclusive de su entorno personal, como pasó con el médico Javier Ferreyros... ay Alditus... es que tu eres de armas tomar... el machito del pasquinismo local, el nuevo rico pues, el atorrante, el histérico, el que grita para que lo escuchen mejor, porque así se demuestra autoridad, ¿no Alditus?) es que resume a las autoridades nacionales a dos sectores: la Iglesia y el Ejército, ¿acaso las instituciones tutelares de la patria? Bueno Alditus... te recomiendo que cojas tu máquina del tiempo y regreses al 2007, no pues, al 2008 mejor que ya se viene, y dejes de escribir como si fueras un arielista, que estás muy lejos de un Francisco García Calderón. Y de ahí se queja de los arcaísmos de los caviares, que también los tienen, pero al menos ellos se quedaron en los setentas, no en 1900.

En fin... y todo esto mientras nuestro presidente, Alancito, y el flamante ministro-multiusos de Defensa, Áustero, también salen a defender al dictador, diciendo que era una persona respetable que nos devolvió la democracia... momento... los militares nos la devolvieron porque nos la quitaron, pero claro, de eso no se acuerdan.

Alan dixit:

"Más allá de la buena voluntad (de Morales Bermúdez), que me parece muy republicana, creo que los peruanos tenemos que respaldar a quienes de alguna manera han cumplido una función en nuestra patria, y eso es lo que me corresponde a mí; gracias a Dios veo que muchas personas están opinando de la misma manera; tenemos que evitar que se crea en Europa que el Perú es una republiqueta bananera".

Supongo que el loco egocéntrico se refiere a una función importante, como la de élPrimero las correcciones a las continfladas. La buena voluntad de FMV no tiene nada que ver con republicanismo, Alan mezcla papas con camote, seguro producto de la lectura paporretera que tuvo en la Casa del Pueblo donde se memoriza mucho pero se analiza nada. Otro adjetivo más útil, "honrosa", "valiente", "justa". Simple. Lo segundo es escandaloso... los peruanos TENEMOS que respaldar... momento... ¿qué quiere decir con "una función en nuestra patria"?... ¿no es que TODOS tenemos una función en nuestra patria, por eso nos constituimos en una nación?, pero fíjense que solo menciona "función" sin agregarle siquiera "transparente" o "democrática", entonces Fujimori también cumplió una función, ¿y hay que apoyarlo? Se apoya a quien uno quiera, Alancito, a ver si entiendes que somos menos un país de súbditos que una república bananera.

Se me ocurre que sí pues, los peruanos tenemos a los gobernantes que nos merecemos, y no por votar por ellos, sino por no hacer nada por sacarlos de una patada del trono presidencial.

Sobre el tema:

Alvarez Rodrich y su editorial de Perú21

Jorge Bruce: La tortura de la verdad

Gran Combo Club: El plan Cóndor

2 comentarios:

iCarlos dijo...

Cultura política es lo que nos hace falta para tener gobernantes que nos respeten.

Un luz en la oscuridad... dijo...

Yo se que su luz no brilla hoy perdidos en el universo estan no blasfemen por blasfemar yo quisiera darles mi mano de luz y para olvidar miren esta es mi luz:
Luz Celeste nace de la premisa de que todos somos luz. No apta para agnósticos. Por lo mismo, he creado este espacio, para la libre expresión del pensamiento, por que creo firmemente en el amor. Para mostrar la naturaleza del hombre, la luz, que todo ser humano tenemos, nuestra alma. Todo lo que da paz, viene del amor y todo lo que nos causa intranquilidad viene de la oscuridad. Mostremos esa luz, muestrenmela por favor y vengan en son de paz.