domingo, 16 de noviembre de 2008

¿Qué hacer?


El tema de la segunda mitad de la semana y de este fin, además del conciertazo de REM ha sido la captura de Rómulo León y la ofensiva de la libertad y la diversidad de la línea política de muchos medios de comunicación. Al ser puestos a prueba, los nuevos directivos de El Comercio demuestran no tener techo de vidrio, sino una azotea llena de mierda. En fin, qué se le puede pedir a los Miró Quesada y compañía, financistas de dictadores y primos hermanos del odriísmo represor (ese mismo que luego se alió con Haya de la Torre y con el APRA derechizado y conservado). Y ahora se pone a prueba al otro adalid de la libertad de expresión, el paladín de la democracia, el broadcaster más limpio y honrado de la historia de la TV peruana: ¡Baruch Ivcher! Este tipejo tiene en sus manos el mejor programa de análisis político de la televisión local, donde se dicen las cosas como son, sin tapujos y con un gran grado de humor e ironía, en suma su mejor programa perdiodístico, "El especial del humor" (si creías que era "La ventana..." es que eres un baboso que aun no entiende nada). Así que imagínense de qué depende la pluralidad de la línea periodística y política de los canales. De empresarios y de aliados del empresariado más roñoso, angurriento y vendepatria, irresponsable y autoritario que tenemos.

El gobierno nos repite que los peruanos tenemos que demostrar de qué estamos hechos con miras a dar una buena imagen para el APEC. La "buena imagen" del gobierno no pasa por demostrar su ineficiencia (reconstrucción de Ica) y la corrupción (rataudio y petroaudio), ni siquiera en darle protección a su población (matanzas en Huanta) y las condiciones y CAPACITACION necesarias a las FFAA para que derroten al narcoterrorismo (emboscadas en Huanta). Sólo se basa en el crecimiento y expansión del capital, que históricamente se concentra en un grupo minoritario con mayor énfasis y que basa sus estándares en índices tan discutibles y frívolos como el consumo de celulares, mientras la desnutrición y analfabetismo no muestran visos de reducción. El gobierno aprista ya demostró, a menos de mil días de la segunda salida de Alan García que de su ineficiencia natural, la corrupción ha provocado que los únicos sectores que pudieron funcionar bien (respetando estándares de calidad o respeto al medio ambiente) no funcionaron nunca y no funcionarán (¿creen que Discover aceitó para respetar la ecología y ser una empresa responsable? ¿creen que las FFAA, necesitadas de medios, no van a extrañar los galones de petroleo mal utilizados por su propio Comandante General?).

El empresariado nacional pide lo mismo. Paz, orden, trabajo y una "buena imagen". Salvando los términos sacados del positivismo, el darwinismo social y el fascismo, la "buena imágen" de este sector que nunca llegó a ser nacional no pasa por demostrar una carta democrática y redistributiva, sino en basar su crecimiento económico en la explotación de los trabajadores (como bien lo menciona Nelson Manrique, ex columnista de Perú21, en esta entrevista) y en un pacto con el gobierno para hacerse la vista gorda con las regulaciones y apoyarlo en la política represiva y en la construcción de un pensamiento único... pero hasta en eso son ineficientes. El empresariado del Perú dice conocer y practicar los intereses de la nación... ¿nos pueden decir cuáles son y demostrar que son los mejores para la mayoría de la población? ¿por qué no se sinceran y dicen lo que todos sabemos, que ellos juegan para sus intereses -ni siquiera para una ideología estructurada-, para pensamiento que sale de sus bolsillos y mientras éstos se llenen de verdes ellos van a sacrificar cualquier principio con el cual se intenta construir un estado-nación moderno para lograrlo.

Ahora que veo todo el día un comercial que nos dice que América Televisión y Canal N son los canales preferidos por los empresarios peruanos, me pregunto si esto no es el mensaje más sincero aparecido en los últimos tiempos. Salvo por la parte que habla de la "objetividad" -por demás inexistente como principio intelectual humano- el resto es muy claro. La gente con plata nos ve, y nos ve no porque digamos la verdad, sino porque somos sus portavoces, porque compartimos los mismos intereses, porque somos su "brazo armado". Canal N, desde el fin del fujimorato, inició un lento viraje de la noticia con una clara línea democrática y plural (dentro de lo posible en el estrecho Perú de los Miró Quesada Graña Garland Gildemeister Beltrán Aspíllaga De Althaus) a una noticia pro-empresarial, neo liberal y positivista conservadora. Canal N es el mejor exponente del conservadurismo político, empresarial y plutócrata del Perú. Y en los último meses se ha confirmado como APEC Channel, -pongan a Giampietri en vez de Althaus nomás- cosa que esta semana y las siguientes va a alcanzar límites insoportables.

APEC va a empezar y a terminar esta semana. ¿Y de ahi? Se acaba el "gran objetivo" de este gobierno, mostrar una cara que el Perú no tiene, pero que ha tratado de construir con mocos y babas, y que lo más probable es que le baste al empresariado y políticos extranjeros que saben dónde y qué mirar, y que tienen muy clarito que el Perú es sede no por ser el país de las maravillas ni estar en camino a ello, sino porque somos unos alumnitos aplicados del curso "Milton Friedman para dummies 0.1". Cuando se vayan y nos dejen solitos... ¿se imaginan lo que va a ser el gobierno de García que, irresponsablemente ha gritado a los cuatro vientos que somos lo máximo, el primer mundo, más que Chile y China? La apertura de expectativas se va a traducir en descontento, movilizaciones, violencia y represión, con el sabido costo de muertos y heridos inocentes (de los dos o más bandos). Hoy quedan 983 días para que García se largue, pero esa no es la solución, pues lo más probable es que de allí asuma el poder el retardado Castañeda o el coquero Toledo. ¿Necesitamos un Obama? Puro bluff, no necesitamos alguien que hable bonito, no necesitamos a alguien que sea un "antisistema" y un autoritario en potencia, sino necesitamos que sectores liberales y progresistas del empresariado, clase media, sindicatos, universidades, y todos los sectores posibles se empiecen a plantear ¿qué Perú queremos? ¿qué desarrollo queremos? Y tratar de plasmar esas respuestas en una opción política.

Pero vivimos en el Perú, el país de las maravillas donde el ande es representado por una ruina de más de 500 años, de ahí para adelante el ande y el mundo andino no existe y no quiere ser visto aun por muchos sectores. Y por otra parte tienes a agitadores new age que hablan del Tahuantinsuyo como una tradición moderna construida en el siglo XX y que no tienen mejor opción que el pataleo y la violencia. País de necios. Entonces... ¿qué hacer? ¿Se puede hacer algo con un estado-nación cuyos proyectos de construcción han sido exclusivos y enfrentados? ¿Hay que destruirlo y reemplazarlo? ¿Hay que reformarlo? ¿Comenzando por dónde? ¿Hay una voluntad real para hacerlo? No existe el crecimiento económico eterno, y el Perú continua su tradición histórica de vender materias primas y basarse en la economía exportadora antes que en el mercado interno y la industria nacional (la que realmente da trabajo). Ese mismo camino que nos ha llevado, en los últimos 50 años, a las dictaduras, la violencia, el terrorismo, el subdesarrollo y la exclusión. Y seguimos apostando por él. García va a pasar de el peor presidente de la historia a uno de los peores... mención honrosa para la mediocridad.

Como ven a través de este caótico post -un ejercicio catártico de escritura automática- no me acerco siquiera a una solución o a proponer nada inteligente. Es domingo en la mañana y tengo resaca, ni pidan más. Pero sí quiero dejar muy en clara mi posicion: este no es el camino, ya lo hemos intentado y no han habido claras mejoras en el país. Vayamos a los problemas de fondo de vez en cuando, entre calata y calata, y piensa, amigo lector, amiga loba, qué hay que hacer para que el Perú, tu país, deje de ser una vergüenza para sus habitantes.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buen post Aia, entiendo que estas con la resaca, pero la verdad es que vivir en tanta mierda y basura por todos lados hacen que uno se olvide de todo y prefieramos mas R.E.N

impostor dijo...

Buén post, una reflexión de los problemas del país, en la semana del APEC, en la que los gobernantes cierran los ojos a los problemas internos con mas ganas y piden que demos buena imagen, eso quiere decir que ellos temen que no la demos... ¿por? Temen ser vistos internacionalmente, por lo que son realmente, ineficientes y corruptos, que en el fondo son parte del problema porque no lo resuelven, claro, claro, ya me parece estar leyendo que la solución, no es fácil.

Bueno, siempre es mas difícil si es que no lo empiezas a hacer.

Charly dijo...

...necesitamos que sectores liberales y progresistas del empresariado, clase media, sindicatos, universidades, y todos los sectores posibles se empiecen a plantear ¿qué Perú queremos? ¿qué desarrollo queremos? Y tratar de plasmar esas respuestas en una opción política.

...sí, y también necesitamos paz mundial, y trabajo para todos, y alimento para todos... x-x

josesuperdesconocido dijo...

muy catartico viejo, un postr muy sustancioso, el Peru es un enigma para mí cada vez que por ahi me entero algo malo asale algo bueno por otro lado y visceversa.Buena con lo de las ruinas de mas de 500 años me gustó. Ah! y por aca estoy esperando a que el Sr. ocraM cuelge su entrevista de alto vuelo jeje... saludos a la resaca...

Anónimo dijo...

Buen post, ahora con la captura de Peru21 solo nos quedan los blogs. Imaginense!! el blog del cayo haciendo reflexionar sobre el futuro del pais mientras todos los periodistas calladitos ahoran dicen amen con miedo a que los vayan a despedir.
Deberiamos planear algo para la APEC una manifestacion, empapelar la ciudad con ratas, etc

HEDUARDO dijo...

Si, muy buen post. A partir de ahora yo también escribiré después de una resaca. Sale mejor.

B dijo...

No me preocupa tanto Alan porque, al menos, sabemos a qué atenernos.
Es como si al necio de Wile E. Coyote le fuera a caer el típico yunque marca Acme sobre la cabeza, pero por primera vez lo viera venir en toda su trayectoria. Sabe a qué atenerse y algo hará: correrá lejos, se protegerá o, si no tiene recursos, cogerá un paraguas para que aunque sea le quede la satisfacción de haberlo intentado dentro de sus posibilidades.
Lo que sinceramente me preocupa es quién vendrá después. Humala? Toledo? Castañeda? Keiko? Cualquiera de estos me huele a desastre sin precedentes y no les creo ni lo que comen. Le creo más a Rómulo León Alegría que a nuestros grandes candidatos al 2011.
Y hasta ahora no tenemos más opciones...

Anónimo dijo...

sabías que el abogado de romulo rata leon va a demandar a los del "especial del humor" por satanizarlo todas las semanas?
aunque no lo crean!!!!
Caroll