viernes, 15 de febrero de 2008

Héroe de nuestro tiempo V: Stephen Kazmierczak


Stephen Kazmierczak era un personaje totalmente desconocido e intrascendente quizá hasta para sus propios padres, hasta que este jóven (tan solo 27 años) sociólogo recientemente graduado de la Northern Illinois University, persona bastante normal según sus conocidos, buen estudiante, parte de la clase media burguesa conformista norteamericana, decide de un día para otro dejar de tomar sus pastillas y se vuelve una persona "errática", hasta que un buen 14 de febrero del 2008 se levanta, agarra la escopeta y las tres pistolas que compró (dos de ellas seis días antes del ataque), esconde la primera en un estuche de guitarra y se pone las otras tres en la cintura, dentro de su gabardina.

Entra a su universidad, camina tranquilamente hasta una clase, abre la puerta y empieza a disparar indiscriminadamente. Así de simple, sólo por dejar de tomar pastillas y por poder comprar armas más facil de lo que acá te demoras en conseguir hierba en la Residencial San Felipe. Mató a 5 e hirió a 22. Luego, como es clásico en estos jóvenes asesinos en serie, cogió una de sus armas y se suicidó. Así pasó Kazmierczak su San Valentín.

El presidente G. W. Bush salió a mencionar que se trataba de una tragedia y que había que levantar las plegarias al cielo por las víctimas, mientras por la tarde salió a defender la tortura por ahogo a prisioneros por terrorismo. Claro, eres el país que más violencia promueve en el mundo y defiendes la tortura, pero no se entiende por qué pasan estas cosas. O quizá habrá que escuchar a Donald Grady, jefe del departamento de seguridad de la Universidad, quien comentó que es la primera vez que una persona con un perfil tan normal muestra este tipo de comportamiento. Claro, este no era el clásico looser gringo como Eric Harris and Dylan Klebold quienes asesinaron a 12 en Columbine en 1999 o como Seung-Hui Cho quien solito se bajó a ¡¡32!! en Virginia Tech. Kazmierczak era mucho más "normal" que ellos, pero igual salió a matar y a matarse, lo que podría bien ser una demostración de cómo la sociedad norteamericana está cerrando sus propias vías de escape social (catarsis cotidiana y mas bien bombardea la mente de sus jovenes con el consumo, la guerra, el sexo y la violencia) y esto ya afecta inclusive a gente "normal" que solo estaba medicada, pero claro, que puede comprar su rica Remington o una Glock en el Wall Mart local.




Y para terminar de cagarla, Grady menciona que “Unfortunately, these things happen.” Claro... estas cosas pasan ¿no? De lo más normal, pasan...

Eres héroe de nuestro tiempo, Kazmierczak, porque rompiste esquemas y abriste una nueva y dolorosa página en la historia de la masacre educativa norteamericana, eres el primero de tu tipo, victimario y víctima de un sistema donde los inocentes pagan adentro y fuera de tu país. Ojalá me hayas saludado a Lucifer por San Valentín.

6 comentarios:

EMMA QUIJADA dijo...

Estoy de acuerdo en que los norteamericanos promueven la violencia indiscriminada, mas no considero que sea un heroismo lo que él hizo, solo por ser "normal", hay otras formas de llamar la atencion sin tener que destruir a familis enteras para conseguirlo.

Anónimo dijo...

Emma, ¡el título es un sarcasmo!

Anónimo dijo...

emma es puta y no entiende

Elmo dijo...

Hard.

Aia Paec dijo...

Si pues, si ves los otros "Heroes" te darás cuenta que son anti-héroes, íconos más sacados de la ficcion apocalíptica que de la realidad. Pero asumelo como quieras.

Y anónimo, conoces a Emma?

José Martínez dijo...

anónimo cobarde (o cobardes?), pon tu nick.
Entiendo que es sarcasmo, también entiendo que este ya no es uno de los personajes de ficción ni protagonista de algún filme, este sí dispara balas de verdad, ya no cabe como Héroe, sino cono "Personaje (o Protagonista) de Nuestro Tiempo", al igual que Mark Chapman.