viernes, 9 de noviembre de 2007

Ética protestante y el Espíritu de Aldito

El día de ayer, jueves 8 de noviembre, la Cámara Baja del senado norteamericano ratificó la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Perú y Estados Unidos. Hoy, viernes 9 de noviembre, (como era de esperarse), Alditus Mariátegui lanzó vítores desde su columna, a propósito de la firma de dicho tratado:

"Sólo un ignorante, un malintencionado, un rojo ideologizado, un mal peruano, un inútil o un necio puede no regocijarse con esta aprobación del TLC conseguida ayer tan laboriosamente en la cámara baja estadounidense".

Luego de agradecer a Alan García, Alejandro Toledo y George Bush, Aldito recuerda a los senadores que votaron en contra del TLC y sólo encuentra una explicación posible para su negativa:

"Cuando leo la lista de aquellos representantes estadounidenses que votaron contra el TLC, me pregunto si es que los latinos tenemos algún tipo de maldito gen o de indestructible atavismo cultural que nos suele inclinar hacia el rojerío, el estatismo, el populismo, el paternalismo, el apego a ser pobres, a la envidia, a ser mediocres, a ser perdedores, a ser unos eternos pedigüeños mantenidos. A ser cagones".

Me parece que la referencia a la inferioridad genética no es gratuita en Aldo Mariátegui. Lo retrógrado de su pensamiento nos hace evocar a la prédica de Clemente Palma o García Calderón. Mariátegui parece no saber nada de historia. Al parecer, no recuerda que las estructuras paternales clásicas del Perú republicano están representadas por el latifundista, el minero, el capataz, el empresario transnacional, el gamonal. ¿Quiénes sino ellos representan la estructura paternalista en nuestra sociedad?

En "Todas las Sangres" de José María Arguedas podemos encontrar sendas referencias a esta estructura paternal muy común en el Perú del siglo XX: don Lucas, don Fermín y don Bruno son íconos del paternalismo en su forma más pura. (Revisar el link de Todas las Sangres, que contiene un artículo muy interesante).

Su conclusión es que bien el código genético, o los códigos de la cultura peruana (¿Existe una cultura peruana, o latinoamericana?), son una carga para el desarrollo, el progreso, el éxito. Aldito invita pues, "desahuevarse", a dejar de pensar retrógradamente, vivir de la ilusión del triunfo y adoptar la senda del éxito. No sean cagones, nos dice.

Ética protestante Pop

"Viven allá y no les entra la idiosincrasia ganadora anglo, la ética protestante que parió al capitalismo, la que describió el genial pensador alemán Max Weber (La ética protestante y el espíritu del capitalismo. Recomiendo su lectura)".

Pero lo más irrespetuoso y faltoso es la referencia de Mariátegui al sociólogo alemán Max Weber. En ningún momento de "Ética Protestante y Espíritu del Capitalismo Weber" habla de una idiosincrasia anglo ganadora.


Aldo Mariátegui parece no entender que Weber está hablando de los orígenes del espíritu de acumulación capitalista moderno y no del modelo exitista empresarial que él tanto ama y predica. Para Max Weber, el estudio de la ética protestante es crucial para demostrar cómo es que se consolida la lógica y racionalidad capitalista. Según este sociólogo (sí, Aldito, citaste a un sociólogo), ciertos dogmas de la ética protestante permitieron la nueva concepción del trabajo y acumulación que se maneja hasta ahora. Si bien antes el lema era “trabajar para vivir”, ahora se cambia a “vivir para trabajar”.

Pero aún así, sería tonto sugerir que este cambio en la idiosincrasia de los hombres modernos fue de la noche a la mañana: existieron condiciones que permitieron un cambio en la lógica de consumo y producción.

Entre estas condiciones, Weber menciona: la separación entre la esfera doméstica e industrial, el abandono de la familia como unidad productiva (“con familia no se hacen negocios”), la aparición de criterios de cálculo, un sistema monetario ampliamente desarrollado y estandarizado, la aparición de un ente estatal fuerte y consolidado, la aparición de la contabilidad racional y un mercado ampliamente desarrollado (estandarización de la moneda, un sistema judicial efectivo, y un desarrollo en las vías de la comunicación).

Ahora bien, sería estúpido decir que el capitalismo no existe en el Perú, o que es una novedad. La lógica de acumulación y producción capitalista no es ajena a nuestra realidad, y mucho menos es un sistema en formación. El Perú es un país capitalista, lo quiera reconocer Aldito o no. Nadie, ni si quiera los marxistas más ortodoxos se atreverían a negar eso. Entonces, ¿Qué quiere Aldito?, ¿Para qué nos recomienda leer a Weber? Seguramente, que Aldo Mariátegui, (luego de leer Wikipedia), creyó que “Ética Protestante y Espíritu del Capitalismo” era un manual de autoayuda para lograr la ganancia, la productividad, el éxito.

Además de eso, Weber está haciendo un estudio de un contexto específico; no podemos comparar el caso inglés con el caso peruano así de simple, no es un paralelismo. Ese “comparar” y “equiparar” contextos y teorías es el típico error del intelectual mediocre, que quiere explicar al Perú a través de las ideas de autores como Marx y Weber sin conocerlas, sin entenderlas y sin hacerlas dialogar con nuestro contexto histórico, social, económico y político inmediato. Aldito es simplemente una calca, un pseudo-intelectual reciclado, un promedio 10.5

Aún así, la idiosincrasia ganadora anglo (término tomado de Mariátegui y que no comparto en lo absoluto), necesita de estas condiciones previamente mencionadas para poder gestarse. La mayoría de estas condiciones no son cumplidas por el Perú en el siglo XXI: se está minimizando el rol del Estado antes de que este haya terminado de consolidarse, no existe un sistema judicial efectivo, los ciudadanos peruanos no son iguales ante la ley, no hay vías de comunicación efectivas, etc.

La intención de Weber es hacer un estudio de la nueva racionalidad del hombre moderno a la hora de producir y acumular. Según Weber, el hombre moderno actúa a partir de “Acciones Racionales con Arreglos a Fines” (ARAF), es decir, que para lograr un objetivo, el hombre recurre a medios racionales y apropiados, que hacen más efectiva su tarea.

La firma del TLC es definitivamente una “ARAF”. Pero si vemos las carencias de este tratado, así como las consecuencias a corto y mediano plazo para los peruanos más desfavorecidos (pequeños agricultores y empresarios, pequeños productores, enfermos que no podrán pagar medicinas, pequeños propietarios, comunidades propietarias de recursos naturales, los afectados por la minería, los desplazados por las políticas de Estado, etc.), nos encontramos con que tal vez no sea tan racional firmar un TLC que perjudicaría al Perú como conjunto desde un primer instante. La convulsión social es inminente: protestas, paros, marchas, huelgas, subversión… ¿Es esto una Acción Racional con Arreglo a Fines? Eso depende de quién salga beneficiado: si es El Perú o son los intereses particulares. El espíritu del capitalismo es producir y acumular, calcular para ganar. ¿Estamos apuntando a la victoria y la acumulación, o a la farra y el descontrol?




Aldo Mariátegui dice que los que se oponen al TLC, las privatizaciones y la “empresa” son retrógrados. ¿Retrógrados? Cito a Nelson Manrique en su columna de Perú.21 el pasado lunes:

Alan García está atrasado. Brasil, México, Venezuela, Ecuador y Colombia mantienen el control de su petróleo. Argentina y Bolivia -que lo privatizaron- están de regreso. Chile, que no tiene petróleo, ha creado la empresa estatal ENAP y su filial Sipetrol, que explota campos productores “en Argentina, Ecuador y Egipto (nada menos), donde produce 24,000 BD. Además, está presente en Colombia, Irán y Yemen” (Humberto Campodónico: “Petróleo: Una política miope y entreguista”, La República, 19 de febrero de 2006).

Es legítimo preguntarse de dónde ha sacado el Estado chileno el dinero. Pues, de su cobre, porque ni a Pinochet se le ocurrió privatizar su principal recurso natural, y gracias a ese nacionalismo la estatal Corporación del Cobre de Chile, Codelco, ha aportado a su fisco US$15,785 millones entre el 2004 y el 2006. Se espera que las utilidades superen este año los US$10 mil millones (Codelco, Memoria Anual 2006). Mientras tanto, ¿cuánto ha obtenido Alan García por la entrega de nuestros recursos mineros? Un óbolo de 500 millones de soles, algo así como US$ 166 millones; la centésima parte de lo obtenido por Chile en tres años por su cobre. Encima, los mineros se han negado al dar al Estado peruano el control de ese dinero, con un atendible argumento: “¿Y si se tiran la plata?”.

¿Qué es el espíritu del capitalismo? Tarea para la casa, Mariátegui.

8 comentarios:

José Talavera dijo...

Parece que aldo solo busco "capitalismo" en google y le salio el libro de weber en wikipedia. Ahora resulta que Irlanda y Polonia católicas, Corea, Japón, China, todo el norte desarrollado es protestante. Pobre apellido, cada dia el nieto lo embarra mas.

Renato Constantino dijo...

¿Qué más esperar de Mariátegui? Si se quedara en aspectos meramente macroeconómicos quizás sería pasable, pero soportarlo hablar de sociología y política es demasiado. Que la Historia y la Rica Wiki lo juzguen.

Jimmy dijo...

Lo realmente patético fue la portada de la edición de hoy Viernes, esas banderitas dándose las manos fue el colmo ya de Alditus. Habla de “complejo de inferioridad” pero no es él el que lo sufre acaso? Esa portada no delata su sometimiento a los EEUU? En fin, pobre tipo y pobre apellido.

L¡ss dijo...

a ver decir que con la firma del TLC se vienen protestas a escala y todo tipo de problemas porque al corto y mediano plazo se va a perjudicar a los mas pobres me parece muy aventurado e irresponsable, ojo que las protestas suceden siempre cualquier excusa es buena para ciertos revoltosos tambien se que hay marchas de reclamos justificados pero en nuestro pais siempre se han dado no creo sinceramente que por el TLC vamos a empeorar, ojo que Chile firmo hace unos pocos años el mismo TLC y no ha tenido ninguna catastrofe al igual que Mexico, que a pesar que se perjudico la agricultura crecio mucho en el sector industrial que es el que mas trabajo da a la gente, el problema no es el TLC en si mismo sino el que como pais sepamos aprovecharlo mejorando la competitividad de nuestros servicios y bienes, se dice por el lado del gobierno que el TLC es la salvacion pero por lo poco que se de economia internacional el exito de estos tratados recae en la capacidad de mejorar la eficiencia y competitividad ese el reto del gobierno, dar las pautas necesarias que incentiven el cambio, el TLC es solo el primer paso, en Chile aun estan en el diseño de dichas pautas.
Parece que me explaye mucho pero este tema del TLC es muy complejo no se pueden hacer analisis simplistas, ojo que la gente pobre no tiene ni plata para comer y menos aun para medicinas de farmacias, que las medicinas sean accesibles a los mas necesitados es responsabilidad del gobierno que bien puede subsidiar los medicamentos que suban de precio.

Saludos... y de verdad el cuco no es el TLC aunque no lo crean.

Cannabicus Prime dijo...

renato: escuchar hablar a aldito mariátegui es un martirio en todo sentido: macro, micro o como sea. La historia no debe de juzgarlo, sino nosotros mismos, ahora.

Cannabicus Prime dijo...

liss:

La convulsión que causaría la eventual firma del TLC sería muy diferente a la que actualmente estamos viendo. La firma de este tratado no sólo afecta a un sector productor pequeño como se da en los casos actuales (por ejemplo, el conflicto entre los lecheros y la Gloria, pleito única y exclusivamente de los lecheros), sino que va a afectar a varios sectores de la producción al mismo tiempo y de manera drástica y fatal. Es imposible que la mayoría de microproductores compitan con productos subsidiados de USA cuando ni si quiera pueden competir en nuestro mercado interno poco constituido.¿Sabes cuánto cuestan nuestros productos agrícolas en nuestro mercado? Nada, el precio es bajísimo y la ganancia de los productores mínima.

El caso de Chile es muy diferente ya que Chile tiene una economía mucho más consolidada que la nuestra (con decenas de miles de micro y medianas empresas más que nosotros) y además tiene una posición clara en cuanto a protección y explotación de recursos naturales se refiere. Si lees el artículo "El Perro del Hortelano" de Alan García, publicado en "El Comercio" el día domingo pasado, verás que nuestro Presidente no tiene intención de proteger ninguna esfera económica, ni si quiera a las áreas protegidas (que para él son estupideces).

El caso mexicano lo analizas con superficialidad. Si bien puede aumentar la tasa de empleo por el crecimiento de industrias, este empleo es en su mayoría sub empleo, con sueldos bajos, sin estabilidad laboral, derecho a sindicalización o tributación que los ampare. La clase media mexicana está desapareciendo y debilitándose y en las últimas elecciones pudiste ver el enorme rechazo que se tiene a las políticas internacionales de su país.

Al final hablas del gobierno como responsable de la distribución de medicinas para los más necesitados. Te pregunto: ¿Qué pasa con los no asegurados?, ¿Qué pasa con los que no tienen acceso a postas médicas?, ¿Alguna vez has hecho una cola en el hospital Rebagliati?, ¿Sabes cuánto cuesta un medicamento retroviral para el control del SIDA?

El TLC puede ser favorable si se negocia de igual a igual, racionalmente, weberianamente. No se trata de firmar nuestro destino económico y político como si nada. Los tiempos políticos que vienen son definitivamente convulsionados: es hora de elegir a nuestros aliados correctamente por primera vez en nuestra historia.

¿Los EEUU son los aliados que quieres?

L¡ss dijo...

con una gran sonrisa en mi cara, no he dicho muera por tenerlos de aliados, y en todo caso tampoco me parece mal, solo digo y con mucha conviccion que un TLC por si solo no es dañino, el Peru es una economia pequeña que poco le va a importar a EE.UU para ellos el interes esta en el fortalecimiento de su posicion estrategica y politica y en llevarse nuestras materias primas a precio ganga.

Mira lo mismo dijeron en Chile sobre los productos agricolas subsidiados de EE.UU y casi nada de esos productos ha llegado, ni leche, ni algodon o lo que quieras nombrar, utilizaron el mismo cuco de los productos subsidiados y lo unico que he visto en supermercados son productos como cereales, mostazas,etc, lo otro que decian acabaria con los pequeños empresarios ni llego porque paises pequeños como el nuestro no son prioridad para un mercado tan grande.
Respecto a las pymes chilenas su ventaja esta en que no tienen tantas trabas burocraticas pero en general tienen los mismos problemas de falta de apoyo qe las nuestras, la economia chilena se sostiene en el cobre, y las grandes industrias exportadores como el salmon, celulosa, frutas, madera e industrias varias, ahora las pymes viven un momento dificil no por el TLC sino por el alza del precio internacional de petroleo, de la crisis energetica, etc.
Lo de Mexico como quieres que lo analice si el tema es complejisimo, no es solo el TLC y su poco aprovechamiento sino los problemas que desde decadas arrastra la clase politica mexicana, salio el PRI que hizo imposibles las reformas que Fox quiso hacer, es decir que son esa falta de entendimiento no pudieron avanzar mas y se estancaron y se vieron los resultados de un pais dividido en las ultimas elecciones.

Y lo de las medicinas acaso no es el Estado quien tiene que asegurar la cobertura de salud a toda la poblacion, y ver la manera de hacerlo, ¿que culpa tiene un TLC? si las cosas se agravan sera por la inoperancia de quienes estan a cargo no por un tratado.

Solo quiero reafirmar que con un TLC las cosas no empeoraran por si solas, la responsabilidad recae en si somos capaces o no, si el gobierno es capaz de aprovecharlo pero asi como vamos... ese es el problema de fondo, nuestros politicos.

Aia Paec dijo...

Ese es el problema justamente, que estamos firmando un TLC que en teoría podría ser bueno, porque existen las herramientas para que el Estado proteja nuestra economía, pequeña empresa y agro. Pero sabemos que nuestro gobierno, además de ineficiente es interesado, y sabemos que los intereses de ese estado están en seguir apoyando al capital extranjero y al gran empresariado nacional (en su mayoría poco solidario).

Siendo realistas y prácticos, y sabiendo que nuestros políticos son como son, un TLC con EEUU no creo que nos saque de la pobreza y nos haga un país desarrollado, como dice Alan, Alditus y los neoliberales. Para mi es clarísimo, ellos están jugando a engrosar su bolsillo con negocios (los lobby de Alditus) o su estabilidad política (Alan), que sabe que no la tiene en el electorado real (no más de su 30% de la primera vuelta).

No se como sea la situación social en los meses siguientes, pero la situación económica no va a cambiar en el corto plazo, y hay muchos sectores hartos que se van a radicalizar. Y el gobierno aprista tampoco es una luminaria en seguridad interna.