martes, 23 de septiembre de 2008

El 1984 criollo



Lo que está sucediendo con respecto a la intolerancia de este gobierno y sus aliados -los chacales y cavernarios del conservadurismo local- ya está llegando a niveles intolerables. Me refiero al famoso y mentado texto escolar de la editorial Norma, que según Meche Cabanillas, contiene mensajes apologéticos con respecto al senderismo. Para empezar, el delito de "apología por terrorismo" está en contra de la libertad de expresión irrestricta que deberíamos tolerar como democracia que dicen que somos. Es por eso que Alemania nos mandó a la mierda cuando quisimos extraditar a Mónica Feria, quedamos como una republiqueta bananera represora y autoritarias. La apología en momentos de paz nunca debería ser penada, y esa ley únicamente sirve para amedrentar a los enemigios de turno, o simplemente evitar la disidencia de pensamiento, como le gusta al alanismo.

Hoy Rodrich en Perú 21 comenta:

¿Desde cuándo la Policía revisa textos escolares? Más útil sería, sin duda, la opinión del Consejo Nacional de la Educación, la cual se presenta en esta edición y concluye que no hay problemas con el texto. ¿Querrán ahora decir que el CNE es un centro terruco?

Lo que está ocurriendo es una vergüenza para el país, pues son señales de la puesta en marcha de un aparato policíaco –usando a un Ministerio Público crecientemente sinuoso y cercano al poder político– para intimidar y alinear comportamientos al gusto del régimen de turno.

El CNE estaría pronto a dar una delcaración definitiva, y ésta, según he podido averiguar, es totalmente favorable al texto y le da la razón a Norma. Después de eso, sólo queda en la picota la democracia, la libertad de pensamiento y la idea de un sistema educativo moderno y crítico.

Un amigo, historiador, que trabajó en el texto de Norma pero no ha sido mencionado ni redactó las partes en cuestión, se ha solidarizado con sus compañeros de trabajo y además ha redactado la que yo creo que es la mejor declaración de parte hasta ahora. Pone el dedo en la llaga en los temas esenciales, no en los detalles ni las comas o las fechas. Es un viejo conocido de este Blog, Jorge Bayona Matsuda, un héroe de nuestro tiempo, el mismo personaje que toca flauta en el Huáscar.


El 1984 criollo

Por: Jorge Bayona Matsuda

Como muchos otros ciudadanos he seguido con consternación las declaraciones de una congresista acerca de una supuesta apología al terrorismo en un texto escolar difundido en colegios de la república. En realidad, lo que me preocupa no es si dicho libro verdaderamente contiene mensajes pro-senderistas (que no los tiene), sino la idea de que es prerrogativa del Estado decidir cuál es la “verdad histórica” e imponerla a la población, incluso con amenazas de encarcelamiento a quienes no sigan su línea. En este sentido, los paralelos con la conocida novela de George Orwell, 1984, son causa de preocupación.

En 1984 se describe un mundo distópico en que un partido opresor ejerce control totalitario sobre la parte “pensante” de la población, mientras que el resto está sumido en la ignorancia y miseria material más abyecta. El protagonista es Winston Smith, un funcionario medio del “Ministerio de la Verdad”. Su rutina diaria consiste en modificar los registros históricos para que se acomoden a la “verdad” del partido la cual variaba según sus conveniencias políticas, participar en un ritual de “odio” grupal a quienes no observan la ortodoxia del partido y, evitar que la “Policía del Pensamiento” detecte sus propias ideas heterodoxas, lo cual llevaría a su encarcelamiento y posterior “desaparición” absoluta.


La iniciativa de la congresista busca, de manera similar, eliminar textos que difieren de la ortodoxia del Estado, por lo menos entre los sectores de la población que no pueden comprar un libro académico o les es difícil encontrar un ejemplar del informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación. Busca alcanzar este objetivo a través de una campaña mediática de “odio grupal” a la que se han sumado diversos medios locales —la publicación de los nombres de los participantes permite ponerle cara e identidad al objeto de odio. Y finalmente, se hace explícita la amenaza latente de ser investigados por nuestros propios gendarmes de la ortodoxia. Solo falta que del Minedu se desprenda un Minver para vislumbrar un 1984 criollo.


Paralelos literarios aparte, ¿qué ha de hacer el ciudadano responsable ante esta situación? El silencio resulta cómplice. Hemos de impedir que el Estado establezca un monopolio sobre la verdad cuya trasgresión esté penada. Hoy son los textos escolares, mañana serán los universitarios. ¿Qué he de hacer yo? Tendría que aclarar primero que el texto del libro escolar pasó por varias manos, entre autores, correctores, revisores y editores. En 2005, yo también trabajé en dicho texto, y aunque no haya sido nombrado (aún) en la campaña de “odio grupal”, es deber mío solidarizarme con los demás participantes. Y en realidad, lo es también de todo ciudadano libre de la república.



Actualización: Para el maestro Luis Jaime Cisneros, el tema más se asemeja a Farenheit 451.

Actualización 2 (29/9): La filósofa Pepi Patrón nos menciona en su última columna del Domingo de La República. Un honor. (gracias anónimo)

6 comentarios:

Raulín Raulón... dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Raulín Raulón... dijo...

Bueno, el sobrecontrol de los libros es una forma de proteger el primer alanismo y el belaundismo final (para muchos, de toda ala, es un pecado criticar el tiempo del huevas de San Felipe). La muchachada tiene derecho a saber lo que pasó. Por último, eso pasa por privatizar esa labor.

Pero la apología es algo muy distinto a eso. Hay que tener en cuenta que en cualquier época, hay lugares en el Perú donde no se sabe quién es quién, el porqué de la importancia de ciertos personajes, si su método de lucha es permisible, así como los métodos del gobierno lo eran o no, y fueron acatados por parte de la ciudadanía en muchas comunidades.

Un caso muy distinto es el de Mónica Feria y más aún, ya extremo, el de Adolfo Olaechea, puesto que eso del financiamiento nunca se le probó (fue un cuentazo que armaron en el cuatro). Ellos nunca han promovido publicamente ataques contra la población, nunca han promovida levantamientos armados. Ese tampoco es el caso de Norma, que sólo cumple con informar sobre dos factores: La ineficacia general de los gobiernos y los levantamientos en armas y que intenciones tenían.

Esa en realidad es una treta para echarle el pato a Vexler, y no al rey de la educación superior, Chang, hoy Ministro. Para mí, ese es el eje del asunto

impostor dijo...

La Cabanillas, lo ha hecho por encubridora, saben en un parrafo del texto en la página 220, dice:

"El fracaso en el diseño de una estrategia de lucha contra este tipo de conflicto dio lugar a una represión indiscriminada. En los años ochentas se creó el grupo paramilitar Rodrigo Franco. Los paramilitares son organismos militares y represivos paralelos (apoyados) al Estado."

Claro, ahora se entiende, que es lo que quieren acallar, temen... y eso, que esto, es una verdad a medias.. hasta generosa con los apristas; a ellos les dá miedo que los profesores ante la pregunta de en que año surgió "Rodrigo Franco", digan la verdad completa. O que los estudiantes investiguen origen de esa organización. Que todos sabemos, que ese grupo paramilitar apareció en 1988 a 1989 en pleno gobierno aprista, y que fue hecho por ellos y apoyados por ellos, y obviamente temen quedar descubiertos como los imbéciles, ineptos, que fueron y que son.

Anónimo dijo...

Acá la pregunta es porque recién este nomás... por que es presuntamente pro apologista al terrorismo, Norma ha hecho ver, que ellos como editorial, no tiene nada que ver en el contenido, y esto es responsabilidad del grupo de especialistas del Ministerio de Educación.

Porque Cabanillas no ha hecho lo mismo con otros libros como el Ciencias Sociales para tercero de secundaria, que son pro chilenos en que nuestros heroes son cuasi ninguneados y que el chileno Patricio Lynch el genocida y ratero de Lima 1880, es presentado como un buen el mejor virrey del Perú ¡¡un asco!!

¿Estamos ante un gran complot pro chileno, encubierto por los hijos de puta de los apristas?

Anónimo dijo...

Han discutido el artículo "El 1984 criollo" en una columna de Pepi Patrón en "La República" del domingo 29.

http://www.larepublica.com.pe/component/option,com_contentant/task,view/id,246404/Itemid,0/

Aia Paec dijo...

Huy gracias, ya lo mencioné